En las películas y series de televisión no falta el personaje súper inteligente que usa lentes. Muchos podrían pensar, y me incluyo también, que es un cliché exagerado para caracterizar al personaje en el argumento.

Pero aunque no lo creas, desde hace 57 años la ciencia ha encontrado que las personas con miopía obtienen mejores resultados en las pruebas de CI y logran niveles más altos de educación en comparación con las personas que no son miopes. E incluso la correlación sostiene que cuanto mayor es la miopía (mayor graduación del lente) mayor es el nivel de inteligencia. O sea que la creencia popular está apoyada por la ciencia siempre y cuando la persona tenga miopía (problemas para ver de lejos)  y no hipermetropía (problemas para ver de cerca), ya que los niños con esta última enfermedad tuvieron puntajes más bajos en el CI.

Todo comenzó a finales de la década de los 50 cuando Nadell y Hirsch encontraron que los niños estadounidenses con miopía tenían un CI más alto. Estos resultados han sido corroborados por investigaciones realizadas en República Checa, Dinamarca, Israel, Nueva Zelanda y Singapur.

La correlación se mantiene independiente al número de libros que leen

Entendiendo que la correlación no implica causa, seguramente pienses que la respuesta está en que la lectura promueve la miopía en personas que son genéticamente predispuestas. Sin embargo, la investigación realizada en el año 2004 por Saw y colaboradores, encontró que la correlación se mantiene independiente al número de libros que leen los niños por semana, la edad, género, escuela y educación parental.

Artículo relacionado:
Los mejores artículos de psicología en Psyciencia durante el 2015

Entonces, ¿cual es la causa de esta correlación? Los científicos todavía no tienen una respuesta clara sobre cuáles son los mecanismos subyacentes entre estos dos fenómenos, pero creen que se debe a diversos factores genéticos y ambientales.

Por ejemplo, en 1987 el investigador danés T.W. Teasdale publicó una investigación que sugiere que la ¨exploración fiscal del entorno cercano¨ desde el nacimiento, podría estar asociada tanto a una mayor inteligencia y a la miopía. Por otro lado Saw et al, 2004 y Czepita D 2008, creen que también podría haber un factor genético que afecta el tamaño del ojo o su crecimiento (asociado con la miopía) y el tamaño de la corteza neocortical, la cual está vinculada con la inteligencia.

Artículo relacionado:
La forma en que nos referimos a los profesionales contribuye a la desigualdad de género

La relación entre la miopía y la inteligencia ha generado mucho debate. Los investigadores todavía siguen intentando encontrar su causa. Pero la evidencia disponible indica que la miopía y la inteligencia realmente podrían estar significativamente asociadas. Quizás Stephen Hawkings y Bill Gates sean ejemplos de ello.

Aquí te dejo otra investigación recientemente publicada en el Journal of Ophtalmology que evalúa la evidencia de ésta relación a través de los años.

Imagen: IndieWire