Si en este momento hago una breve encuesta a un grupo de padres y les pregunto si están interesados en que sus hijos aprendan filosofía, seguramente la mayoría de ellos me dirá que no, y que prefiere invertir su tiempo y dinero en materias más importantes en el desarrollo de sus hijos como matemáticas y ciencias.

Esa respuesta está fundada en la creencia popular de que la filosofía no tiene lugar en el mundo industrializado y tecnológico en el que vivimos.

Sin embargo, los sistemas de educación actuales han demostrado ser insuficientes en la formación de vida de las personas. La educación necesita volver a sus raíces, necesita darle la oportunidad a los niños para hacer preguntas, analizar y debatir. Los programas de filosofía para niños están cambiando la educación y aquí está la evidencia que los sustenta.

Inglaterra y Estados Unidos son los pioneros en la implementación de programas de análisis filosófico entre los niños de primaria y sus resultados han despertado el interés de expertos en educación de todas partes el mundo.

Uno de los ejemplos sobre los beneficios de los programas de filosofía en educación más citados es el que se publicó el año pasado en Inglaterra; el mismo descubrió que los niños que recibieron entrenamiento filosófico mejoraron significativamente sus habilidades en matemáticas y literatura en los niños que con más desventajas. Lee la investigación completa en formato PDF.

La investigación es digna de admirar porque en ella participaron más de 3,000 niños de 48 escuelas primarias (22 escuelas en el grupo control), de entre 9 y 10 años de edad, los cuales recibieron durante un año una clase semanal de filosofía, denominado Filosofía para Niños (P4C). En la clase aprendían a analizar y cuestionar conceptos como: conocimiento, verdad, justicia, amistad, etc. Los investigadores fueron cuidadosos con las variables extrañas que podrían afectar los resultados del estudio como la calidad de las escuelas y la alimentación de sus estudiantes, etc.

Al comparar los resultados de los niños que participaron en el programa con los del grupo control, se encontró que los niños del primer grupo habían incrementado sus habilidades en literatura y matemáticas en un equivalente de dos meses extra de enseñanza. Pero lo más importante para resaltar fue que los niños provenientes de contextos en desventaja fueron los más beneficiados y sus habilidades de lectura incrementaron en un equivalente de 4 meses de enseñanza, dos meses de escritura;y tres de matemáticas. Los beneficios del programa de filosofía duraron por dos años.

Con excesiva frecuencia escuchamos de nuevos programas que vienen a cambiar y mejorar la educación de nuestros niños, pero sólo se quedan en palabras y no demuestran empíricamente sus beneficios. El programa de Filosofía Para Niños hizo el trabajo que debía y a gran escala — 3000 participantes no es un dato menor. Esto nos ofrece una rigurosa evidencia que debe ser tomada como base y ejemplo para implementarse en nuestros sistemas de educación, los cuales necesitan ofrecerles a los niños una enseñanza más integrativa y no sólo fáctica. Los países líderes en las evaluaciones de educación ya se dieron cuenta de ello, ¿cuándo lo haremos nosotros?

¿Quieres saber más sobre el programa de Filosofía para Niños? Lee el completo artículo que publicamos el año pasado sobre este programa.

Fuente: Quartz