La sola palabra tareas puede traerte horribles recuerdos. Estar sentado por muchas horas, estudiar algo que no te gusta o sentirte presionado porque no te alcanza el tiempo para abordar todo lo que necesitas aprender.

Para hacer de las tareas un proceso más efectivo y productivo la especialista en estrategias de aprendizaje de la Universidad de Syracuse, Janine L. Nieroda-Madden, escribió en The Conversation 6 principios para hacer de las tareas una actividad más manejable sin importar si estás en 5 grado de primaria o 3 año de la facultad.

SPONSOR EXCLUSIVO

1 Establecer prioridades

Establezca una lista de prioridades basada en el programa de clase o la lista de tareas. Esto puede ser útil para abordar tareas difíciles, crear motivación y activar su sentido de control e independencia cuando se trata de aprender. La lista de prioridades ayuda a mantener los objetivos y le brinda una sensación de satisfacción al tachar cosas de la lista a medida que se completan.

2 Aborde las tareas difíciles primero

Comience con sus tareas más difíciles primero para aprovechar al máximo su nivel de energía y para concentrarse al comienzo de una sesión de trabajo. Puede atender las tareas más fáciles o que requieren menos tiempo al final de una sesión de trabajo.

3 Divida las tareas en pasos más pequeños

Es posible que no sepa cómo comenzar una tarea importante, lo que podría provocar la dilación o sentimientos de fracaso. Para protegerse de esto, divida las tareas principales en tres o cuatro pasos más pequeños. Dentro de una sesión de tarea, puede sentir una mayor sensación de logro al completar cada pequeño paso hacia el todo más grande. En algunos casos, es posible que pueda distribuir estas tareas en el transcurso de una semana.

Artículo relacionado:
¿Cómo afectan a la cognición la obesidad y la resistencia a la insulina? Nuevos hallazgos

4 Crear evidencia de aprendizaje

Aprovecharás más del tiempo que pasas leyendo, revisando notas o “estudiando” si creas algo en el proceso. Por ejemplo, puedes crear tarjetas, un organizador gráfico, un cuadro o notas con viñetas puede ayudarlo a convertirse en un aprendiz activo en lugar de pasivo. Organice las herramientas que cree con la tarea asignada por fecha y tema para que pueda revisar esos elementos y prepararse para cuestionarios, pruebas o proyectos.

5 Construya una red de apoyo

Si no se pueden resolver ciertos problemas de tarea y estás atrapado en una rutina, describa lo que lo confunde y escriba o registre sus pensamientos. Anote las preguntas y sea lo más específico posible para buscar apoyo adicional de maestros o tutores. Cuanto más pueda identificar las fuentes de confusión, más podrá comunicarse de manera proactiva con su red de apoyo (maestros, tutores y otros) para obtener ayuda adicional.

6 Revisar objetivos y establecer nuevos

Al comienzo de cada sesión de tarea, establezca metas para completar sus tareas o tareas. Revise los objetivos al final de la sesión y reconozca una sensación de cumplimiento. Este proceso de establecimiento de objetivos genera confianza con el tiempo y le ayuda a darse cuenta de su potencial incluso cuando se enfrenta a dificultades. Una rutina de tarea productiva lo ayudará a darse cuenta de que el aprendizaje es un viaje continuo. El viaje puede ser difícil, pero organizarse lo hará lo más libre de estrés posible.

Fuente: The Conversation

Artículos recomendados:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.