geralt / Pixabay

El modelo biomédico ha dominado los sistemas de salud y la psicología clínica por más de tres décadas.En salud mental, dicho modelo considera que todos los trastornos mentales son enfermedades del cerebro causadas por desregulaciones en los neurotransmisores, anomalías genéticas y deficiencias en la estructura del cerebro. Por lo tanto enfatiza el uso de psicofármacos como estrategia principal de tratamiento.

Hace dos años, Brett Deacon, profesor de psicología en la Universidad de Wyoming (Estados Unidos) publicó un completo e interesantísimo análisis que evalúa la validez, utilidad y efectos del modelo biomédico en salud mental (Descarga el PDF completo de la investigación).

A continuación presentamos los principales mitos o creencias que se desprenden de este modelo:

Mito 1: Los trastornos mentales son enfermedades cerebrales causadas por defectos en la estructura y funciones del cerebro, desequilibrio de los neurotransmisores, anormalidades genéticas.

Evidencia: Los científicos no han identificado una causa biológica, ni siquiera un marcador biológico inequívoco, de ninguno de los trastornos mentales.

Los trastornos mentales se han vuelto más crónicos y graves

Mito 2: La medicación psicotrópica funciona mediante el reajuste de los desequilibrios en los neurotransmisores responsables de la enfermedad mental.

Evidencia: No existen datos concluyentes de que los trastornos mentales sean causados por un desequilibrio químico, o de que los fármacos funcionen corrigiendo dichos desequilibrios.

Mito 3: Los avances en neurociencia han dado paso a una nueva era de fármacos más eficaces y seguros.

Evidencia: Los fármacos psiquiátricos modernos no son, a grandes rasgos, ni más seguros ni más eficaces que los descubiertos casualmente hace medio siglo.

Mito 4: La psiquiatría biológica ha hecho grandes progresos para la reducción de las enfermedades mentales en el mundo.

Artículo relacionado:  ¿Es inferior la calidad de sueño de los niños con autismo?

Evidencia: Los trastornos mentales se han vuelto más crónicos y graves, y el número de personas con discapacidad asociada a sus síntomas ha aumentado de manera constante en las últimas décadas.

Mito 5: Educar a la sociedad sobre la idea de que los trastornos mentales tienen su origen en causas biológicas reduce el estigma asociado a la enfermedad mental.

Evidencia: A pesar de que la sociedad ha aceptado ampliamente la idea de que los trastornos mentales tienen un origen y tratamiento biológico, los problemas de estigmatización no han mejorado e incluso se están agravando.

Los problemas de estigmatización no han mejorado

Mito 6: Una mayor inversión en investigación en el campo de las neurociencias permitirá desarrollar tests diagnósticos basados en componentes biológicos y  tratamientos farmacológicos curativos (no sólo paliativos).

Evidencia: La industria farmacéutica ha reducido drásticamente sus esfuerzos en desarrollar nuevos fármacos, debido a la falta de dianas moleculares prometedoras capaces de incidir sobre los trastornos mentales y también debido al fracaso constante de los nuevos compuestos en demostrar su superioridad frente al placebo.

Nota: este es un artículo dirigido principalmente a psicólogos; si estás tomando medicación no la dejes ni la cambies sin consultar antes a tu psiquiatra.Pregúntale qué podés esperar de la medicación, los efectos secundarios y las mejores opciones alternativas disponibles para tu caso, pero tené en cuenta que la decisión de medicar o no se basa en el criterio clínico según la mejor evidencia disponible (idealmente, al menos), y tu caso en particular.

Artículos que te pueden interesar: Trastorno de Pánico ¿medicación o terapia? , ¿Antidepresivos o Placebos?, Preocupación por el incremento del tratamiento psicofarmacologico del la hiperactividad

Fuente: Infocop