Un estudio longitudinal realizado por el Doctor Jay G. Hull, profesor de la Universidad de Darmouth y publicado en el Journal Psychology of Popular Media Culture, encontró que jugar videojuegos de categoría “Mature” (maduro) y del tipo de “Riesgo glorificados” puede llevar a los adolescentes a experimentar un incremento en los accidentes de autos, detenciones policiales y están más dispuestos a beber mientras conducen.

“La mayoría de los padres estaría molesto si se enterase de que este tipo de juegos está fuertemente asociado con que los conductores adolescentes puedan ser detenidos. Las muertes por accidentes de autos son la causa número 1 de muertes en adolescentes, los videojuegos populares pueden incrementar el manejo despiadado y pueden constituir un problema para la salud pública, ya que está asociado con la agresión,” dijo Hull.

El estudio tuvo una duración de 4 años, involucró a 5 mil adolescentes de los Estados Unidos y se realizó por medio de entrevistas telefónicas. El 50% de los adolescentes reportó en su primera entrevista que sus padres le permitían jugar juegos calificados como Mature (maduro) y, entre estos sujetos, el 32% dijo haber jugado Spiderman II, el 12% dijo haber jugado Manhunt y  el 58% había jugado Grand Theft Auto III (juego conocido por su brutalidad).

Artículo relacionado:
Activación conductual para la depresión adolescente: Un abordaje basado en la evidencia

Los investigadores descubrieron que jugar estos videojuegos se asocia con un incremento en la búsqueda de sensaciones y rebeldía. Estos factores están directamente relacionados con  conductas de riesgo al conducir, accidentes de tránsito y ser detenido por la policía.

Entre la segunda y tercera entrevista, los investigadores encontraron que las detenciones de policía a los adolescentes mientras conducían había incrementado del 11% al 21%; también aumentaron los accidentes de tránsito de un 8% a un 14%.

En la tercera entrevista cuando los adolescentes tenían alrededor de 16 años, el 25% dijo que “sí” cuando se les preguntó si habían adquirido hábitos inseguros al conducir.

En la entrevista final, cuando los adolescentes tenían alrededor de  18 años, el 90% respondió “sí”  a la pregunta sobre los hábitos inseguros al conducir; el 78% admitió manejar a alta velocidad; el 26% dijo manejar muy pegado al próximo auto, el 23% dijo no ceder el paso, el 25% dijo conducir fuera de la ruta establecida, el 20% dijo pasarse los semáforos en rojo, un 19% dijo ignorar las señales de alto, el 13% dijo cruzar en doble línea, el 71% dijo conducir en exceso de velocidad al cruzar las luces amarillas y el 27% dijo no usar cinturón de seguridad.

Artículo relacionado:
Vivir con tricotilomanía

Para determinar los niveles de rebeldía y la búsqueda de sensaciones en los adolescentes, los investigadores les pidieron que se puntuaran en una escala de 4 puntos, preguntas como “ me gusta hacer cosas peligrosas” y “en la escuela me meto en problemas.”

Los investigadores también controlaron variables como género, edad, raza, nivel económico, educación y estilos de crianza.

Hull Concluyó:

“Jugar estos tipos de videojuegos también podría afectar la personalidad en desarrollo de estos adolescentes y podría tener implicaciones más amplias que se aplican a otras conductas de riesgo como beber y fumar»

Fuente: APA.org

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.