Las conexiones y vínculos emocionales tienen una importancia fundamental en las vidas de las personas. Cuando alguien se dedica a un trabajo de alto riesgo y grandes exigencias, la red de soporte y contención puede ser crucial. Sin embargo, no todos los vínculos son iguales y algunos podrían contribuir más que otros al bienestar psicológico…. pero, ¿cuáles y por qué?

Según un nuevo estudio, las amistades cercanas entre bomberos varones pueden reducir su estrés, pero las relaciones amorosas con sus esposas pueden aumentar la ansiedad para aquellos que constantemente enfrentan peligros (Morman, Schrodt, & Adamson, 2019).

Sponsor exclusivo:

Para los bomberos, el 90% de los cuales son hombres, el deseo de proteger a las esposas de la conciencia de los riesgos y el trauma emocional de sus trabajos puede agregar aprensión a su ya considerable carga, explicó el Dr. Mark T. Morman, profesor de estudios de comunicación en la Universidad de Baylor y autor principal del estudio.

Y no es difícil comprender esto, pues los bomberos están constantemente expuestos a una larga lista de peligros: exposición al humo y productos químicos peligrosos, lesiones físicas, rescate y recuperación de riesgo, eventos cardiovasculares y estrés emocional intenso.

“No solo tratan con personas en uno de los peores días de sus vidas, sino que también deben lidiar con lesiones y muerte de sus compañeros de trabajo, así como con la amenaza de su propia mortalidad al servir al público,” señaló el investigador.

En comparación con la población general y la mayoría de las otras ocupaciones, los bomberos enfrentan tasas más altas de trastorno de estrés postraumático (TEPT), suicidio, alcoholismo, depresión, ansiedad, trastornos del sueño y consumo de tabaco, y también tienen más probabilidades de resistirse al apoyo en salud mental, según datos de la Administración de Bomberos de los Estados Unidos (USFA), el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional y estudios previos.

“Irónicamente, las mismas características (ser protectores, orientados a los demás, estoicos y fuertes) que a menudo atraen a los hombres a la profesión de extinción de incendios, son los mismos problemas que impiden que estos hombres busquen ayuda para procesar sus emociones y su salud mental,” dijo Morman .

Para el estudio, los investigadores analizaron datos de 428 bomberos hombres de 12 departamentos de bomberos de Texas de diferentes tamaños. De todos los participantes, el 77% estaban casados ​​y el 14% solteros. Los matrimonios iban de un mes a 40 años; El tiempo de extinción de incendios varió de cuatro meses a 41 años. Los participantes informaron de amistades cercanas con un compañero bombero que van desde dos meses hasta 45 años.

Los investigadores descubrieron que, en general, tener relaciones cercanas en la estación de bomberos y en el hogar es beneficioso para la satisfacción laboral general y la calidad de vida laboral.

Artículo relacionado:
Abraham Maslow, sobre el momento presente

Además, plantearon la hipótesis de que los bomberos tendrían amortiguadores efectivos contra el estrés si tuvieran buenas relaciones con sus compañeros de trabajo y cónyuges. Pero encontraron que si bien las relaciones de amistad de alta calidad con compañeros de trabajo les proporcionaba algo de alivio del estrés laboral, esto no sucedía con sus cónyuges.

En general, las personas con un apoyo emocional más fuerte (de un cónyuge, amigo, compañero de trabajo o familiar) tienen un sistema inmunológico más fuerte, menos depresión y una mayor esperanza de vida. Y en general, los hombres solteros tienen un riesgo de mortalidad 250% mayor, en comparación con los hombres casados.

“Las esposas promueven una mejor regulación de la salud y comportamientos preventivos, proporcionando más mantenimiento del hogar y siendo la principal fuente de apoyo emocional y social de un esposo y, a veces, la única,” dijo Morman.

Pero los bomberos tienen un estilo de vida atípico, viven y trabajan juntos días consecutivos por semana en un entorno masculino y multigeneracional que combina la vida laboral y la vida hogareña: cocinar, mirar televisión, jugar, dormir, ducharse, limpiar y mantener el equipo.

Esta camaradería lado a lado crea un espacio seguro para la ayuda, la confianza y la empatía, comentó.

“A menudo, dentro de las amistades cercanas entre hombres, hay menos críticas, menos competencia, más auto-divulgación y mejor manejo de conflictos,” dijo Morman. “Para muchos hombres, relacionarse con otros similares es más familiar, más cómodo y, francamente, es más fácil.”

Pero cuando regresan a casa, pueden sentir la necesidad de esconderse o fingir emociones, o incluso tratar de igualar la emoción que sienten que desean o requieren sus cónyuges que preguntan sobre su trabajo. Una expectativa común es que los bomberos sean fuertes y estoicos, pero puede ser emocionalmente exigente mantener esa apariencia, lo que a su vez puede disminuir la satisfacción laboral.

Morman señaló que investigación futura con una representación geográfica y étnica más grande de los bomberos sería valiosa.

Dada la naturaleza hipermasculina de la mayoría de las estaciones de bomberos, los investigadores también deberían invdagar cómo funcionan la calidad de la pareja y las amistades para las mujeres bomberas, señaló el autor. “Ya sea en el trabajo o en el hogar, la calidad de la relación tiene consecuencias,” concluyó.

Referencia bibliográfica:

Morman, M. T., Schrodt, P., & Adamson, A. (2019). Firefighters’ job stress and the (un)intended consequences of relational quality with spouses and firefighter friends. Journal of Social and Personal Relationships, p. 026540751988635. https://doi.org/10.1177/0265407519886355

Fuente: Psychcentral

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.