El estrés en la vida temprana es común en jóvenes de entornos desfavorecidos que también tienden a vivir en áreas con mayor exposición a la contaminación del aire. Investigadores de la Facultad de Salud Pública y Psiquiatría de la Universidad de Columbia hallaron que la exposición a la contaminación del aire durante la gestación en el útero, así como experimentar niveles elevados de estrés en los primeros años de vida se relacionan con mayores síntomas de problemas de atención y habilidades cognitivas (Pagliaccio et al., 2020).

El doctor David Pagliaccio, primer autor del estudio, explica que “la exposición prenatal a los hidrocarburos aromáticos policíclicos, un neurotóxico común en la contaminación del aire, parece magnificar o mantener los efectos del estrés social y económico de la vida temprana en la salud mental en los niños.”

“Los contaminantes del aire son comunes en nuestro medio ambiente, particularmente en las ciudades, y dadas las inequidades socioeconómicas y la injusticia ambiental, los niños que crecen en circunstancias desfavorecidas tienen más probabilidades de experimentar estrés vital y exposición a químicos neurotóxicos,” dice la Dra.Amy Margolis, profesora asistente de psicología médica en psiquiatría en Columbia y autora principal del estudio.

Los datos provienen de un estudio de cohorte de nacimiento en el norte de Manhattan y el Bronx, que incluyó a muchos participantes que se identificaron como afroamericanos o dominicanos. Las madres usaron una mochila de monitoreo del aire durante el tercer trimestre del embarazo para medir la exposición a los contaminantes del aire en su vida diaria.

Cuando sus hijos tenían 5 años, las madres informaron sobre el estrés en sus vidas, incluida la calidad del vecindario, las dificultades materiales, la violencia de pareja, el estrés percibido, la falta de apoyo social y los niveles generales de angustia. Luego, informaron sobre los síntomas psiquiátricos de sus hijos a los 5, 7, 9 y 11 años.

Artículo recomendado:
La regulación emocional tendría un papel fundamental en parejas que atraviesan un interés sexual clínicamente bajo

El efecto combinado de la contaminación del aire y el estrés en la vida temprana se observó en varias medidas de problemas de pensamiento y atención/TDAH a los 11 años. Los problemas de pensamiento incluían pensamientos y comportamientos obsesivos o pensamientos que otros encuentran extraños.

Los efectos también estaban relacionados con aductos de ADN de hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), un marcador sensible a la dosis de exposición a la contaminación del aire.

Los investigadores dicen que la HAP y el estrés en la vida temprana pueden servir como un “doble golpe” en las vías biológicas compartidas relacionadas con la atención y los problemas de pensamiento. Es probable que el estrés conduzca a cambios de gran alcance en, por ejemplo, la expresión epigenética, el cortisol, la inflamación y la estructura y función del cerebro.

El mecanismo subyacente a los efectos de la HAP aún se está investigando; sin embargo, las alteraciones en la estructura y función del cerebro representan posibles vías mecanísticas compartidas.

Investigaciones anteriores encontraron que la exposición prenatal a la contaminación del aire se combina con dificultades materiales para aumentar significativamente los síntomas del TDAH en los niños. Un estudio separado encontró que una combinación de contaminación del aire y la pobreza redujo el coeficiente intelectual de los niños.

Referencia bibliográfica:

Pagliaccio, D., Herbstman, J. B., Perera, F., Tang, D., Goldsmith, J., Peterson, B. S., Rauh, V., & Margolis, A. E. (2020). Prenatal exposure to polycyclic aromatic hydrocarbons modifies the effects of early life stress on attention and Thought Problems in late childhood. Journal of Child Psychology and Psychiatry, and Allied Disciplines. https://doi.org/10.1111/jcpp.13189

Fuente: Psychcentral

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.