johnhain / Pixabay

Según Myers (2006), el temperamento se puede definir como la intensidad y reactividad emocional que caracterizan a una persona. Mientras que Rothbart y Derryberry (1981, citado en Ato Lozano, Conesa, Huéscar Hernández, 2007) también lo conceptualizan como diferencias individuales de origen constitucional en las tendencias a expresar y experimentar las emociones y el arousal (reactividad), y agregan a la capacidad para autorregular la expresión de tales tendencias.

 Intensidad y reactividad emocional que caracterizan a una persona

Algunas investigaciones sugieren que el temperamento es duradero:

  1. Según algunos estudios, los recién nacidos que son emocionalmente más reactivos tienden también a ser más reactivos a los 9 meses (Wilson y Matheny, 1986; Worobey y Blajda, 1989 citados en Myers, 2006).
  2. Los bebés de 4 meses que reaccionan ante los cambios de lugar arqueando la espalda, dando patadas y llorando, por lo general son temerosos e inhibidos en su segundo año de vida. Aquellos que reaccionan con sonrisas relajadas suelen ser niños audaces y sociables en el segundo año (Kagan, 1990, citado en Myers, 2006).
  3. Los niños que a los 2 años son inhibidos y temerosos seguirán siendo relativamente tímidos a los 8 años; alrededor de la mitad se convierten en adolescentes introvertidos (Kagan y col., 1992, 1994, citado en Myers, 2006).
  4. Los niños en edad preescolar que muestran mayor intensidad emocional tienden a ser jóvenes adultos relativamente nerviosos (Larsen y Diener, 1987).
  5. Un estudio que hizo seguimiento de 900 neocelandeses a través del tiempo demostró que los niños que a los 3 años son emocionalmente reactivos e impulsivos suelen convertirse en individuos que tienden a la impulsividad, agresividad y conflictividad a los 21 años. Los niños que a los 3 años son inhibidos probablemente serán más cautos, inseguros 18 años después. Muchos deambuladores tímidos e inhibidos cambian con la edad, pero pocos intrépidos y espontáneos se vuelven tímidos (Caspi, 2000, citado en Myers, 2006).
Artículo relacionado:  Afasia: Definición y Características

Fuentes:

Myers, D. (2006), Psicología 7ma edición, Editorial Médica Panamericana:Madrid

Ato Lozano, E., Galian Conesa, M., Huéscar Hernández, E.(2007), Relaciones entre estilos educativos, temperamento y ajuste social en la infancia: una revisión. Recuperado de la World Wide Web: http://digitum.um.es/jspui/handle/10201/8119