sasint / Pixabay

Estupendo análisis de Natalia Echegoyemberry para el blog de psicología Artículando, sobre la hegemonía del discurso patriarcal en el rol de las mujeres:

Actualmente, se proponen y prescriben, de manera explícita o implícita, roles llamado a cumplir por “la mujer” en la mitigación de problemas y conflictos ambientales, la sostenibilidad del ambiente y el cambio climático. Frente a ello, es necesario re-pensar el rol llamado a cumplir por las mujeres en el cuidado de la casa común, pues responde a un discurso patriarcal y hegemónico, basados en la división sexual y social del trabajo.

Apareciendo éstas en los discursos ambientalistas y en las estrategias que implementan los estados como un recurso imprescindible para la salud y en beneficio del ambiente, (de)limitando así una identidad y una ciudadanía que emerge en estos contextos discursivos. Así, se pertepúan estereotipos y prejuicios de género, en desmedro de los derechos básicos de las mujeres.

Así, se reproducen discursos cargados de “buenas intenciones”, sesgos y prejuicios en los que se omite plantear el poder actual o potencial de las mujeres y grupos minoritarios y minorizados1 sobre los instrumentos de producción y reproducción, invisibilizando los aspectos económicos del cuidado. Se da un desfase en términos del ideal prescripto discursivamente y las condiciones de posibilidad.

Se puede señalar, que “los discursos en sí mismos ya son dispositivos del poder (…) (Ruiz, 2008:54). En este sentido, “el poder moderno es, esencialmente, poder discursivo” (Van Dijk, 2004: 9). El poder se expresa como control, (…) “controlar el discurso permite controlar el texto y el contexto”(…) “uno de los recursos del poder es el acceso preferencial al discurso público” (…) (Van Dijk, 2004:20).

En efecto, las mujeres continúan viendo limitada su capacidad en el acceso y gobernanza de los recursos naturales, propiedad de la tierra, acceso a empleos formales, paridad de condiciones retributivas, a la protección social, a la educación, obstaculizado el acceso a la justicia como derecho y como medio para vehiculizar los otros derechos.

Cabe preguntarse: ¿Cuáles son los efectos que emergen a través de estos discursos y cómo impactan en los procesos identitarios individuales y colectivos de las mujeres?; ¿Por qué las mujeres son habladas a través de discursos que no las incluyen en sus diferentes identidades en términos inscripciones territoriales, de género, étnicas, de clase social, etareos? y ¿De qué manera la asignación del rol de cuidadora de los bienes comunes refuerza estereotipos que afectan a su vez el ejercicio de los derechos de ciudadanía ambiental, social y política de las mujeres?

Lee el artículo completo en el blog Artículando.

Sponsor exclusivo:

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.