Sheldon Cooper, protagonista de la serie The Big Bang Theory.

De una forma u otra, las personas con altas capacidades intelectuales (CI elevado) que acostumbramos ver dentro y fuera de la televisión se caracterizan por tener gustos algo juveniles. Sheldon Cooper, protagonista de la serie The Big Bang Theory y fiel seguidor de Linterna Verde, es un buen ejemplo.

Muchos rumores han rodeado a las personas con un CI elevado desde que la ciencia reconoció formalmente su existencia: problemas de integración social, una mayor tendencia al aislamiento y la depresión, un puesto de empleo asegurado en la NASA…

Lo cierto es que los estereotipos en torno a las personas con altas capacidades suelen ser o equívocos o muy exagerados; sin embargo, podría haber un factor clave bien orientado en el esquema después de todo: la diferencia entre la edad mental y la edad cronológica.

Adolescentes con un CI elevado suelen sentirse más jóvenes que el promedio años después

Los hallazgos de un grupo de investigadores de la Universidad de Montpellier (Francia), la Universidad Estatal de Florida (Estados Unidos), la Universidad Bielefeld (Alemania) y la Universidad de Lyon (Francia), sugieren que los adolescentes con altas capacidades intelectuales suelen percibirse más jóvenes 50 años después.

El concepto, que recibe el nombre de edad subjetiva, predice un gran número de afecciones relacionadas con el envejecimiento, como la demencia, el riesgo de hospitalización y la mortalidad.

Artículo relacionado:
"Los niños no son árboles bonsái, son flores silvestres"
La investigación sugiere que las personas que se caracterizan por un CI alto en la adolescencia demuestran una mayor apertura a nuevas experiencias en la vejez, lo que podría garantizarles una mejor calidad de vida.

La mayoría de investigaciones previas en torno a la edad subjetiva se han encargado de atender los factores asociados con el envejecimiento medidos durante la adultez y la vejez, sin embargo, hasta ahora se sabe muy poco sobre la influencia de factores presentes en etapas más tempranas de la vida. Esto aporta gran valor al estudio realizado, ya que ahora es posible establecer una relación entre los jóvenes con CI alto y una edad subjetiva menor en el futuro.

Aunque Sheldon Cooper no estuvo entre los participantes, los investigadores sí contaron con una muestra de 4,494 personas, cuyos datos fueron extraídos del Estudio Longitudinal de Wisconsin. Los datos del CI se obtuvieron en 1957 cuando los participantes estaban en la escuela secundaria. La educación, enfermedad, cognición y personalidad se evaluaron entre 1992 y 1993, y la edad subjetiva se midió en 2011, a los 71 años (DE = 0,93).

Con base en los factores demográficos, los resultados revelaron que un mayor cociente intelectual en la adolescencia se vincula con una edad subjetiva más joven al final de la vida. Además, el análisis mostró que esta asociación estuvo mediada por una mayor apertura a nuevas experiencias.

Fuente: Research Digest; Science Direct

Rita Arosemena P.
Graduada en Comunicación y especialista en Educación Superior. Amante de la literatura, el arte y las ciencias (y del café. El café no se lo toquen). Le interesan especialmente la neuropsicología, la psicología evolutiva y la psicopatología. Le apasiona la música francesa y no tiene nada contra Freud.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.