Investigadores de todo el mundo han estado utilizando técnicas de estimulación que implican pasar una pequeña corriente eléctrica a través de la cabeza del participante. La técnica de estimulación de ruido aleatorio transcraneal (tRNS) ha sido prometedora en la investigación de tareas motoras, sensoriales y cognitivas, pero su forma de funcionamien aún era muy incierta. Científicos de la Universidad de Padua en Italia, demostraron que usar un rango más amplio de una banda de alta frecuencia es más efectivo que utilizar bandas más estrechas (Moret, Donato, Nucci, Cona, & Campana, 2019).

El protocolo para la mayoría de los estudios de tRNS estaba usando un rango de frecuencia específico, y no otros subrangos más estrechos. “Decidimos probar si podíamos aumentar la excitabilidad del cerebro mediante el uso de bandas de alcance más pequeñas, que son de 100-400Hz y 400-700Hz, mientras también probamos un rango de frecuencia más amplio similar al protocolo: 100-700Hz”, dijo Rita Donato, una de los autores del estudio y actual investigadora en el Proaction Lab de la Universidad de Coimbra.

Sponsor exclusivo:

El estudio recolectó datos de 14 estudiantes mujeres a quienes se les estimuló la corteza motora. Cuando la corriente eléctrica pasa en esta región del cerebro, hay un efecto involuntario directo en los músculos de las manos de los sujetos.

Para mejorar la excitabilidad, los investigadores utilizaron un dispositivo no invasivo que genera campos magnéticos. Se registró el movimiento de la mano generadoy luego se analizaron los datos. “Nos dimos cuenta de que un amplio rango de frecuencia parece producir un efecto más pronunciado,” explicó Donato. “Dividir la corriente de frecuencia en [rangos más pequeños] no fue efectivo”.

Artículo relacionado:
Esto es lo que puede hacer la cocaína a tu cerebro

Lo que diferencia a tRNS de otras técnicas de estimulación eléctrica es que la corriente eléctrica se ejecuta en frecuencias aleatorias, lo que significa que aunque el rango está controlado y se conoce, el cerebro no puede “predecir” el orden de las frecuencias y no se adapta a ellas.

Para ilustrar, Donato utiliza como ejemplo el fumar. “El primer cigarrillo tiene un efecto mayor porque no has fumado durante un tiempo, pero después de dos meses de fumar, no sientes tanto el efecto de los cigarrillos.” Lo mismo sucede en el cerebro, es decir, si estimulas el cerebro con la misma frecuencia, se adaptará a esta. Por lo tanto, un sistema de frecuencia aleatorio funciona de una manera no esperable.

La aplicación de algunas de estas técnicas ya está ocurriendo en pacientes con trastornos motores y mentales, pero aún se necesita más investigación para utilizar tRNS en proyectos clínicos. “Nuestros hallazgos trajeron algo de conciencia y creo que en ciencia las cosas deberían explicarse”, agregó la investigadora. El estudio se realizó con una banda de alta frecuencia. El siguiente paso debería ser hacer el estudio con una banda de baja frecuencia y ver si es posible obtener resultados similares.

Actualmente, Donato se enfoca en estudiar las áreas del cerebro que muestran actividad cuando vemos herramientas y manos. Para lograr esto, ella está usando neuroimagen y una técnica diferente de estimulación eléctrica.

Referencia bibliográfica:

Moret, B., Donato, R., Nucci, M., Cona, G., & Campana, G. (2019). Transcranial random noise stimulation (tRNS): a wide range of frequencies is needed for increasing cortical excitability. Scientific Reports, 9(1), 15150. https://doi.org/10.1038/s41598-019-51553-7

Fuente: Psypost

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.