La ciencia del aprendizaje tiene algunos fundamentos esenciales: cuando un desafío es demasiado simple, no aprendemos nada nuevo. Pero tampoco lo hacemos cuando un desafío es tan difícil que fallamos por completo o nos rendimos. Aprendemos mejor cuando tenemos el desafío de comprender algo que está apenas por fuera de los límites de nuestro conocimiento existente.

En el ámbito de la educación se habla de una “zona de dificultad proximal” en la que debería maximizar el aprendizaje. En un nuevo estudio, el Dr. Robert Wilson y sus colegas, encontraron que el aprendizaje sucede cuando al fallar un 15% de las veces (Wilson, Shenhav, Straccia, & Cohen, 2019).

Sponsor exclusivo:

Los investigadores idearon la “regla del 85 por ciento” después de realizar una serie de experimentos de aprendizaje automático en los que enseñaban a las computadoras tareas simples, como clasificar diferentes patrones en una de dos categorías o fotografías de clasificación de dígitos escritos a mano como números impares versus pares o números bajos versus altos.

Las computadoras aprendieron más rápido en situaciones en las que respondieron con un 85 por ciento de precisión, según los hallazgos del estudio.

“Si tiene una tasa de error del 15 por ciento o una precisión del 85 por ciento, siempre está maximizando su tasa de aprendizaje en estas tareas de dos opciones,” dijo Wilson.

Cuando los investigadores observaron estudios previos sobre el aprendizaje de animales, descubrieron que la regla del 85 por ciento también era cierta en esos casos.

Cuando pensamos en cómo aprenden los humanos, la regla del 85 por ciento probablemente se aplicaría principalmente al aprendizaje perceptivo, en el que gradualmente aprendemos a través de la experiencia y los ejemplos, dijo Wilson. Por ejemplo, a un radiólogo le toma tiempo aprender a diferenciar entre imágenes de tumores y las que no contienen tumores.

Artículo relacionado:
¿Realizan actos de comportamiento sexual coercitivo las mujeres?

“Con el tiempo, se mejora al descubrir que hay un tumor en una imagen, y se necesita experiencia y se necesitan ejemplos para mejorar,” dijo Wilson. “Me imagino dando ejemplos fáciles, ejemplos difíciles y ejemplos intermedios. Si doy ejemplos realmente fáciles, tienes el 100% de razón todo el tiempo y no queda nada que aprender. Si doy ejemplos realmente difíciles, estarás 50 por ciento correcto y aún no aprenderás nada nuevo, mientras que si te doy algo intermedio, puedes estar en este punto óptimo donde obtienes la mayor información de cada ejemplo en particular.”

Dado que los investigadores solo buscaban tareas simples en las que había una respuesta clara correcta e incorrecta, Wilson dijo que no iría tan lejos como para decir que los estudiantes deberían aspirar a un promedio de B en la escuela. Sin embargo, él cree que podrían haber algunas lecciones para la educación que merecen una mayor exploración.

Explica con un ejemplo: si tomás clases demasiado fáciles todo el tiempo, probablemente no estés obteniendo tanto provecho de una clase como alguien que tiene ciertas dificultades pero está logrando mantenerse al día.

Referencia bibliográfica:

Wilson, R. C., Shenhav, A., Straccia, M., & Cohen, J. D. (2019). The Eighty Five Percent Rule for optimal learning. Nature Communications, 10(1), 4646. https://doi.org/10.1038/s41467-019-12552-4

Fuente: Psychcentral

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.