Cortesía de chiguy66 / Pexels

La bifobia es el nombre que recibe la aversión particular hacia las personas bisexuales, la cual puede provenir tanto de la comunidad heterosexual como de la comunidad homosexual (gays y lesbianas).

Hace unos años, se publicaba en Psychology & Sexuality un estudio que abordaba la percepción social de la bisexualidad en los Estados Unidos. Las autoras, Corey Elizabeth Flanders y Elaine Hatfield, apuntaban a la teoría de que la comunidad bisexual tendía a ser “más o menos invisible” debido a la inclinación general de asumir que la orientación sexual puede ser juzgada con base en el sexo de una sola pareja, ya sea la primera o la más reciente. 

Esto conducía a la gente a pensar que si alguien vivía una experiencia sexual o sentimental con una persona del mismo sexo una sola vez, podía ser catalogado como homosexual.

Recientemente, otra investigación publicada por The Journal of Sex Research corrobora el estigma que ronda, específicamente, a las mujeres bisexuales, quienes son estereotipadas por los heterosexuales como “confundidas, promiscuas y neuróticas”. 

La sociedad heterosexual ve a las personas bisexuales como gente que vive en un constante conflicto interno, cuando en realidad se trata de un conflicto externo, producto de las actitudes negativas de la comunidad.

“Por un lado, la sociedad habitualmente ignora la bisexualidad. Cada vez que una persona profesa tendencias bisexuales, se clasifican automáticamente como homosexuales, heterosexuales o mentirosos”, explica el autor del estudio, Alon Zivony, de la Universidad de Tel Aviv.

Mujeres bisexuales se consideran inmaduras e incapaces de mantener una relación

Los estereotipos bisexuales parecen derivar de la idea de que los hombres y las mujeres son polos opuestos, es decir que si una persona tiene dos atracciones opuestas, lo más lógico es pensar que está confundida. No obstante, aclara Zivony, “se está volviendo cada vez más claro que el género no debe verse en dos categorías dicotómicas y opuestas. Una vez que dejamos ir la idea de que el género es binario, es más fácil ver por qué la bisexualidad no puede determinar la personalidad de alguien”. 

Los estigmas son dañinos e hirientes, no sólo porque se ataca masivamente a las personas en su vida pública sino también porque se alimenta la idea errónea de que la orientación sexual implica un grado mayor o menos de madurez y capacidad para mantener relaciones sanas y estables.

Recomendado:  Qué saben y qué desconocen los científicos sobre la orientación sexual

En el estudio, 261 participantes heterosexuales (154 hombres y 107 mujeres) proporcionaron descripciones de mujeres heterosexuales, lesbianas y mujeres bisexuales. También leyeron una descripción de dos estudiantes universitarios de 24 años en una cita y evaluaron el potencial romántico de uno de ellos.

Los investigadores encontraron que las mujeres bisexuales, en comparación con las lesbianas y las mujeres heterosexuales, fueron evaluadas como más confundidas, promiscuas, no monógamas, neuróticas, extravertidas y abiertas a las experiencias. Los bisexuales también se evaluaron como menos amables y menos concienzudos.

Como sociedad, tenemos que hablar más sobre la bisexualidad

Los investigadores opinan que la mejor forma de comenzar a cambiar esta perspectiva es educando a las personas acerca de la bisexualidad. De hecho, durante el estudio se encontró que quienes carecían de conocimiento acerca de la bisexualidad tenían más probabilidades de evaluar a las mujeres bisexuales como confusas y promiscuas.

“Esto significa que la tendencia de la sociedad a ignorar la bisexualidad es perjudicial para los bisexuales”, explica Zivony.

Los autores del estudio consideran que es positivo el hecho de que el estigma provenga de la ignorancia, ya que brindar información a escala social podría ser la solución para mitigar los estereotipos y la discriminación, y mejorar significativamente la calidad de vida de las personas bisexuales.

El estudio tiene algunas limitaciones notables y los investigadores reconocen que es necesario profundizar en los mecanismos que intervienen en la formación de los estereotipos para comprender mejor el fenómeno.

Fuente: Psypost; Tandf Online

Comparte tu opinión