Quienes lidian con ciertas enfermedades, principalmente las crónicas, reportan fatiga mental severa que a menudo describen como “niebla/neblina cerebral” o “lentitud.” Esta condición puede ser tan debilitante como la enfermedad misma. Una nueva investigación encontró que la inflamación puede ser responsable de la lentitud mental que a menudo acompaña a la enfermedad (Balter et al., 2019).

Para el estudio, un equipo de investigación del Centro de Salud del Cerebro Humano de la Universidad de Birmingham, examinó el vínculo entre esta niebla mental y la inflamación, la respuesta del cuerpo a la enfermedad. Descubrieron que la inflamación parece tener un efecto negativo específico en la preparación del cerebro para alcanzar y mantener un estado de alerta.

“Los científicos han sospechado durante mucho tiempo un vínculo entre la inflamación y la cognición, pero es muy difícil ser claro sobre la causa y el efecto,” dijo el Dr. Ali Mazaheri, autor principal del estudio.

Por ejemplo, las personas que viven con una afección médica o tienen mucho sobrepeso podrían quejarse de un deterioro cognitivo, pero es difícil saber si eso se debe a la inflamación asociada con estas afecciones o si hay otras razones.

“Nuestra investigación ha identificado un proceso crítico específico dentro del cerebro que se ve claramente afectado cuando hay inflamación presente.”

Los investigadores se centraron específicamente en un área del cerebro vinculada a la atención visual. Un grupo de 20 jóvenes voluntarios participaron y recibieron una vacuna contra la fiebre tifoidea de salmonella que causa inflamación temporal pero tiene pocos efectos secundarios adicionales.

Los participantes fueron evaluados para las respuestas cognitivas a imágenes simples en una pantalla de computadora unas horas después de la inyección para poder medir su capacidad de controlar la atención. La actividad cerebral se midió mientras realizaban las pruebas de atención.

En un día diferente, antes o después, recibieron una inyección con agua (un placebo) y completaron las mismas pruebas de atención. En cada día de prueba no sabían qué inyección habían recibido. Su estado de inflamación se midió analizando la sangre extraída cada día.

Artículo recomendado:
7 Maneras altamente efectivas para desarrollar el vocabulario de los niños

Las pruebas utilizadas en el estudio evaluaron tres procesos de atención separados, cada uno de los cuales involucra distintas partes del cerebro. Estos procesos son: “alerta” que implica alcanzar y mantener un estado de alerta; “orientación” que implica seleccionar y priorizar información sensorial útil; y el “control ejecutivo” usado para resolver a qué prestar atención cuando la información disponible es conflictiva.

Los resultados muestran que la inflamación afectó específicamente la actividad cerebral relacionada con mantenerse alerta, mientras que los otros procesos de atención no se vieron afectados por la inflamación.

“Estos resultados muestran claramente que hay una parte muy específica de la red cerebral que se ve afectada por la inflamación”, dice Mazaheri. “Esto podría explicar la” niebla cerebral “”.

“Este hallazgo de investigación es [un] gran paso adelante en la comprensión de los vínculos entre la salud física, cognitiva y mental y nos dice que incluso las enfermedades más leves pueden reducir el estado de alerta, “dijo la profesora Jane Raymond, autora principal del estudio.

El siguiente paso para el equipo será evaluar los efectos de la inflamación en otras áreas de la función cerebral, como la memoria.

“Obtener una mejor comprensión de las relaciones entre la inflamación y la función cerebral nos ayudará a investigar otras formas de tratar algunas de estas afecciones. Por ejemplo, investigaciones adicionales podrían mostrar que los pacientes con afecciones asociadas con inflamación crónica, como obesidad, enfermedad renal o Alzheimer, podrían beneficiarse de tomar medicamentos antiinflamatorios para ayudar a preservar o mejorar la función cognitiva,” dijo la Dra. Leonie Balter, primera autora del estudio. “Además, los cambios sutiles en la función cerebral pueden usarse como un marcador temprano de deterioro cognitivo en pacientes con enfermedades inflamatorias.”

Referencia bibliográfica:

Balter, L. J., Bosch, J. A., Aldred, S., Drayson, M. T., Veldhuijzen van Zanten, J. J., Higgs, S., … Mazaheri, A. (2019). Selective effects of acute low-grade inflammation on human visual attention. NeuroImage, 202, 116098. https://doi.org/10.1016/j.neuroimage.2019.116098

Fuente: Psychcentral

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.