¿Has interrumpido una conversación porque estás ansioso por ofrecer una solución al problema que tu amigo te cuenta? o ¿te has quedado mirando tu celular mientras tu pareja te relata lo que le pasó durante el día? Entonces sabes lo difícil que es escuchar atentamente a otras personas. Los expertos dicen que somos por naturaleza malos escuchando.

Pero esto no quiere decir que todo está perdido. La escucha es una habilidad que podemos adquirir con un poco de ganas y de práctica. Para ayudarte a mejorar tu comunicación, Elizabeth Bernstein, publicó en el Wall Street Journal un valioso resumen de las fases de una buena escucha activa:

Somos por naturaleza malos escuchando

  1. Busca indicios de que una persona quiere hablar y señala tu disposición para escuchar. “Cuando mi esposa quiere hablar, cierro la computadora para mostrar que le estoy dando toda mi atención y así también evito distraerme con la pantalla.”
  2. Deja que la otra persona pueda explicar lo que está en su mente. Reconoce la realidad de sus sentimientos. Este es un paso clave. Cuando empezamos a reconocer los sentimientos de otras personas, entonces podremos mejorar nuestra comunicación.  Es importarte recordar que no debemos negar los sentimientos como: ira, irritación, miedo o repugnancia; en cambio puedes verbalizar el punto de vista de la otra persona: ¨te sientes aburrido¨, ¨usualmente disfrutas de esto, pero ahora mismo no estás de humor¨. Este paso es más difícil de lo que parece y requiere de un poco de entrenamiento. Pero es importantísimo que lo hagamos.
  3. Anima a la persona a que elabore más lo que está contando, a través de preguntas abiertas, haciendo ruidos de escucha, sentado de una forma en que muestres atención o haciendo contacto visual.
  4. Parafrasea lo que la otra persona esta diciendo, esto te ayudará a demostrar que entiendes su punto.
  5. Haz preguntas y escucha para tratar de ayudar a encontrar una posible solución al problema que la persona te plantea. Pero recuerda, no te apresures a buscar una solución.

Para quienes buscan técnicas más detalladas para mejorar su escucha y comunicación, Gretchen Rubin, nos recomienda un libro que fue diseñado para trabajar con niños pero que sus principios son perfectamente aplicables con los adultos: How To Talk So Kids Will Listen & Listen So Kids Will Talk.  Yo ya lo compré y espero compartir mi experiencia en la sección de comentarios más adelante.

Imagen: Itrabajosocial