Según la última publicación de la revista Molecular Psychiatry, los consumidores de marihuana son más propensos a experimentar falsos recuerdos. En detalle, la investigación explica que los consumidores regulares son más propensos a sufrir de dificultades para retener nueva información y recuperar recuerdos y de distorsiones de la memoria, haciéndolos más propensos a experimentar falsos recuerdos.

Sabemos que el proceso de recuperación de información es maleable y sujeto a distorsiones. No recordamos precisamente lo que sucedió sino lo que interpretamos o creemos que pasó e incluso todos somos susceptibles a experimentar falsos recuerdos. Investigaciones anteriores explican que los falsos recuerdos más comunes son aquellos de nuestra infancia, los cuales creemos recordar porque nuestros amigos y familiares nos los han contado repetidamente.

Las deficiencias en la memoria se mantuvieron a pesar de que los sujetos no habían consumido marihuana durante un mes

El presente estudio se basó en la comparación de respuestas de un grupo de consumidores crónicos de marihuana con un grupo de no-consumidores. En la misma se les presentó una serie de palabras  que tenían que aprender. Pasados unos minutos se les volvió a presentar las mismas palabras pero se añadió una lista con palabras nuevas que podían estar o no semánticamente relacionadas. Hecho todo esto, se les pidió que identificaran las palabras que pertenecían a la lista original.  También se utilizaron imágenes de IRMf para observar lo que sucedía en el cerebro.

Artículo relacionado:
Los hombres son más propensos a olvidar los aniversarios

Al comparar las respuestas, se encontró que los consumidores crónicos de marihuana eran más propensos a creer que las palabras nuevas pertenecían a la lista original (que ya la habían visto)  y que estaban relacionadas semánticamente.   En cuanto a las imágenes de IMRf, mostraron que los consumidores regulares tenían una menor activación en las áreas relacionadas con la memoria y los procesos cognitivos.

Pero eso no es todo. La investigación también pudo examinar la duración del efecto de la marihuana en el cerebro y encontró que las deficiencias en la memoria se mantuvieron a pesar de que los sujetos no habían consumido marihuana durante un mes.

Artículo relacionado:
(PDF) Atención en clase: rol predictivo del comportamiento docente, valor de la tarea, autoeficacia, disfrute y vergüenza

Como resumen,  esta investigación sugiere que las personas que consumen marihuana son más vulnerables a experimentar distorsiones en la memoria y que el consumo de marihuana tiene un efecto prolongado en los procesos cerebrales que nos ayudan a diferenciar entre los los recuerdos falsos y los reales. También se deben tener en cuenta estos datos al evaluar los testimonios que dan las personas en los juicios, el testimonio de una persona que consume marihuana podría no ser muy confiable.

Fuente: ScienceDaily
Imagen: Huffpost