Las opiniones en torno al consumo de marihuana suelen ser extremadamente polarizadas. Muchas personas que están a favor suelen argumentar que la marihuana es un producto natural y que sus beneficios sobrepasan cualquier efecto negativo. Por otro lado, los opositores al consumo exponen que es una droga adictiva que abre el camino para otras drogas más pesadas, que puede ocasionar cáncer y otros daños a la salud.

¿Qué hay de cierto en estas dos posturas? ¿Podemos decir que la marihuana es totalmente nociva o totalmente beneficiosa? ¿Qué evidencia tenemos?

Para aclarar la información, el National Academies of Sciences Engineering Medicine convocó a un comité científico para que llevara a cabo una rigurosa revisión de la evidencia disponible sobre el impacto que tienen en la salud el consumo de marihuana y sus productos derivados. En total, la revisión consideró más de 10.000 investigaciones científicas que habían sido publicadas desde el año 1999, y como resultado el comité divulgó el año pasado un completo informe que cuenta con más de 400 páginas en las que se detalla todo lo que sabemos acerca de la marihuana y que reporta las limitaciones y barreras que enfrentan los investigadores a la hora de hacer investigaciones relacionadas con la marihuana.

En este artículo se sintetizan brevemente las conclusiones más importantes, las cuales son presentadas en diferentes secciones que van desde los efectos terapéuticos hasta los efectos nocivos de la marihuana. Insto a todos los interesados a descargar el informe completo para revisar la bibliografía completa y los detalles de los estudios realizados. Descarga el informe en formato PDF aquí.

Efectos terapéuticos de la marihuana

Las investigaciones demuestran que los cannabinoides1 administrados oralmente son efectivos para reducir los vómitos y náuseas producidas por el tratamiento quimioterapéutico.

El tratamiento con marihuana y/o cannabinoides suele ser efectivo para reducir los síntomas clínicos del dolor en personas diagnosticadas con dolor crónico.

Los adultos con esclerosis múltiple pueden beneficiarse del uso oral de cannabinoides en el tratamiento de los síntomas de espasticidad.

En el tratamiento de la epilepsia la revisión reporta que no hay evidencia suficiente para apoyar o refutar el uso de cannabinoides como tratamiento.

Salud mental

La evidencia disponible revisada en este estudio sugiere que el uso de marihuana puede incrementar el riesgo de esquizofrenia y otros tipos de psicosis. A mayor consumo mayor será el riesgo.

Pero, por otro lado, la investigación también encontró que las personas con esquizofrenia y otro tipo de psicosis con historia de consumo de marihuana suelen tener mejores resultados en las pruebas de aprendizaje y memoria.

Los consumidores de marihuana son más propensos a reportar ideación suicida

Los estudios sugieren que el consumo de marihuana no incrementa el riesgo de desarrollar depresión, ansiedad o estrés postraumático. No obstante, es importante resaltar que los consumidores de marihuana son más propensos a reportar ideación suicida en comparación con aquellos que no la consumen.

En cuanto al trastorno bipolar los estudios encontraron que el consumo frecuente de marihuana empeora los síntomas de este trastorno.

Psicosocial

La revisión encontró que el consumo marihuana afecta inmediatamente las capacidades cognitivas de aprendizaje, memoria y atención.

Así también el consumo de marihuana durante la adolescencia se relaciona con deficiencias en el logro académico, educación, empleo, ingresos económicos y relaciones sociales.

Hay poca evidencia que sugiera que los efectos perjudiciales de la marihuana sobre las áreas cognitivas se prolonguen en aquellas personas que dejan de consumirla.

El consumo de marihuana durante la adolescencia se relaciona con deficiencias en el logro académico, educación, empleo

Uso y abuso de la marihuana y otras sustancias

El comité encontró evidencia moderada del vínculo entre el consumo de marihuana y el riesgo de desarrollar adicción a otras drogas como el alcohol, el tabaco y las drogas ilegales.

Exposición prenatal, perinatal y neonatal a la marihuana

Los estudios ofrecen evidencia del vínculo entre el consumo de marihuana y bajo peso en el nacimiento. No obstante, todavía no está claro si la marihuana puede tener efectos dañinos durante el embarazo y la infancia.

Cáncer

La evidencia sugiere que fumar marihuana no incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, cabeza y cuello.

Se encontró evidencia de la relación del consumo frecuente de marihuana y un tipo de cáncer testicular, pero esta evidencia fue considerada como “limitada” por el comité científico.

Fumar marihuana no incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, cabeza y cuello

Al explorar el riesgo de cáncer en los hijos de padres y madres consumidores la evidencia encontrada fue insuficiente.

Lesión y muerte

El consumo de marihuana incrementa el riesgo de accidentes de tráfico. La revisión también encontró evidencia sólida del incremento de lesiones en la población infantil a causa de sobredosis no intencional por ingesta de marihuana en los países en donde su consumo es legal. La ingestión de marihuana representó el 78% de los accidentes mencionados.

Otro estudio analizado en esta revisión y desarrollado entre los años 2000 y 2013 encontró que el envenenamiento anual por exposición a la marihuana en los niños de 6 años era 2.28 veces más alto en los países donde se había legalizado la marihuana.

Diabetes, infartos y ataques al corazón

El reporte científico encontró alguna evidencia de que fumar marihuana incrementa el riesgo de ataques al corazón, pero se necesitan más estudios que confirmen esta relación. Así también la revisión señala que no hay suficientes estudios sobre el consumo de marihuana y su relación con los infartos y la diabetes.

Enfermedades respiratorias

Fumar regularmente marihuana se socia con más problemas respiratorios como bronquitis crónica y peores síntomas respiratorios (tos crónica, mayor producción de flema, etc). No obstante, estos efectos se pueden reducir al dejar de fumarla.

Los investigadores aclaran en la revisión que aun con estos datos todavía no está muy claro si el consumo de marihuana se asocia o no con ciertas enfermedades respiratorias como el asma o el deterioro de la función pulmonar.

Sistema inmune

No hay estudios suficientes sobre los efectos terapéuticos ni los perjudiciales sobre el sistema inmune. Así como tampoco hay suficiente evidencia que refute o apoye la relación entre el consumo de marihuana o los cannabinoides en el sistema inmune de las personas con VIH. Sin embargo, hay cierta evidencia que sugiere que la exposición regular al humo de la marihuana podría tener efectos antiinflamatorios.

Barreras y dificultades

El reporte incluye un capítulo en el que reporta las barreras y dificultades que impiden a los investigadores desarrollar investigaciones rigurosas sobre los efectos de la marihuana. Para ello recomiendan que se modifiquen las regulaciones extremas y desfasadas que no están actualizadas con la investigación, como la inclusión de la marihuana dentro de la categoría I del Controlled Substance Act de 1970 que tiene como principios de inclusión a las sustancias con alto riesgo de abuso; que no cuentan con uso médico aceptado para el tratamiento de alguna enfermedad; y falta de seguridad para ser usada bajo la supervisión médica. En este listado se encuentran drogas al nivel de la heroína, LSD, anfetaminas alucinógenas y otras drogas más peligrosas. Esta categorización dificulta seriamente la investigación aleatoria controlada y limita el avance de la investigación.

Nota al pie de página:


  1. Los cannabinoides son todas aquellas sustancias químicas, independientemente de su origen o estructura, que se enlazan con los receptores cannabinoides del cerebro y que tienen efectos similares a los producidos por la planta Cannabis sativa L. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.