Compartir el hogar con animales se ha convertido en un hábito a lo largo del mundo. Y esto es así porque (más allá de las funciones que se les hayan atribuido históricamente) las mascotas nos regalan su amor, compañía y alegría. Forman parte de nuestras familias, y como tales nos brindan innumerables beneficios que los estudiosos intentan reflejar en sus trabajos.

Un estudio publicado en PLoS ONE sugiere que la introducción de animales de compañía a los niños autistas en el momento adecuado en la vida, también puede ayudar con la vinculación humana.

Investigadores franceses estudiaron 40 niños con autismo y sus familias, examinando si la familia tenía una mascota y, si es así, cuándo fue adquirido el animal, y si la presencia o ausencia de una mascota ha tenido influencia en la capacidad del niño autista para vincularse con otras personas. La mayoría de los hogares con mascotas tenían perros o gatos, una familia tenía un conejo, y otra un hámster.

(Artículos relacionados: El éxito empresarial de los inadaptados y Temple Grandin)

Según este estudio, el hecho de tener una mascota desde antes del nacimiento del niño, no es relevante sino, más bien, la posterior introducción del animal al hogar. Los niños autistas que han crecido con una mascota desde su nacimiento no parecen ser diferentes a los que viven en hogares sin mascotas, pero los niños que recibieron una mascota a la edad de 4 o 5 años, mostraron una mejoría importante en dos habilidades sociales que no sólo son difíciles para las personas autistas, sino que son también un factor crítico en el mantenimiento de las relaciones humanas: compartir con los demás y consolar a las personas afligidas.

Mostraron una mejoría importante en dos habilidades sociales

Los niños autistas que recibieron una mascota más o menos en edad preescolar mostraron mejorías en ambas conductas (aunque no hubo mejoría en otras áreas) y los cambios pueden medirse aún varios años más tarde: la edad promedio de los niños en el estudio fue de 10 años.

La capacidad de compartir y dar consuelo a quienes lo necesitan depende de la capacidad de reconocer los deseos y las emociones de los demás y empatizar con ellos. Un problema fundamental que caracteriza al autismo es la dificultad en la comprensión de los pensamientos, sentimientos e intenciones de otras personas (conocida como “lectura de la mente” o “teoría de la mente”), por lo que la mejora en estas conductas prosociales significa que los niños están progresando en uno de los aspectos clave del autismo. Por otra parte, estos cambios no se correlacionaron con las puntuaciones de CI, lo que significa que todos los niños autistas, a pesar de la gravedad de sus síntomas, potencialmente podrían mostrar los mismos beneficios.

Artículo recomendado:  ¿Es diferente el desarrollo de los niños de 6 meses con trastorno del espectro autista?

No está claro por qué la introducción de una mascota en la familia (más tarde) fue más eficaz que haber tenido siempre una alrededor. Los autores sugieren que los niños pueden simplemente percibir a las mascotas preexistentes como parte del ambiente, o que la mascota puede estar más fuertemente vinculada con otros familiares para el momento en que el niño entra en el hogar. Otra posibilidad, escriben los autores, es que la “llegada de una mascota refuerza la cohesión de la familia y aumenta los niveles de interacción entre sus miembros.”

Ver a otras personas respondiendo a la mascota – y tener interacciones con una criatura que no es tan socialmente complicada como un ser humano – podría dar a los niños autistas una nueva visión sobre los desconcertantes intercambios de información social.

 “La llegada de una mascota refuerza la cohesión de la familia y aumenta los niveles de interacción entre sus miembros.”

El estudio no fue un ensayo controlado, por lo que no elimina la posibilidad de que las familias que introducen animales de compañía a sus hijos a la edad de 4 o 5 son de alguna manera diferentes a las que no lo hacen de maneras que no fueron medidos por el estudio. Sin embargo, la especificidad de los cambios de comportamiento sugieren lo contrario. Debido a que el estudio también fue pequeño, no estaba en condiciones de explorar cuestiones como, por ejemplo, si un tipo de mascotas puede ser más útil que otro.

(Artículos relacionados: Autismo: complejidad genética y riesgos para los padres de edad avanzadaBuscar lo impensable. Hablemos de autismo.)

La investigación se suma a la creciente evidencia que sugiere que las mascotas pueden mejorar la salud tanto mental como física para todas las personas, los datos anteriores sugieren que los animales de compañía pueden reducir el estrés, mejorar el humor e incluso pueden prevenir el desarrollo de algunas alergias si se introducen en la infancia.

Sin embargo, el solo hecho de tener una mascota no es suficiente para obtener beneficios psicológicos: hay que amar y conectarse con el animal, o,como es lógico, no aliviará el estrés ni levantará el estado de ánimo.

Fuente: Healthland

Imagen: Lars Plougmann (Flickr)

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.