¿Necesitamos contacto social de la misma forma en que necesitamos comer?

Al igual que el hambre y la sed, la soledad actúa como una alarma biológica: el dolor que genera nos impulsa a buscar conexión social, al igual que los dolores de hambre nos instan a comer. 

Esto es lo que han teorizado profesionales de la salud mental. Una idea que, hasta ahora, resultaba difícil de probar en humanos.

La pandemia desatada por el COVID-19 otorgó la posibilidad de que investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts estudiaran por primera vez esta situación en humanos. El informe muestra que tanto la soledad como el hambre comparten señales profundas en una parte del cerebro que gobierna impulsos muy básicos de recompensa y motivación. Los resultados apuntan a una conclusión reveladora: nuestra necesidad de conectarnos es aparentemente tan fundamental como nuestra necesidad de comer (Tomova et al., s. f.).

El momento científico extraordinario de la publicación del estudio, justo cuando decenas de millones de personas murieron de hambre repentinamente por contacto, estaba lejos de ser intencional. Cuando comenzaron el trabajo hace tres años, las neurocientíficas Livia Tomova y Rebecca Saxe y sus colegas querían demostrar cómo funciona la soledad en el cerebro. Se inspiraron en investigaciones similares en animales y en los estudios pioneros de soledad del psicólogo John Cacioppo, de la Universidad de Chicago.

Pero el aislamiento social forzado es tan raro en humanos sanos y no encarcelados que hizo que el equipo tuviera que pausar. “A veces me costaba articular cómo sería eso en el mundo real”, admite Saxe. 

“¿Por qué sucedería eso alguna vez?” Cuando los investigadores llegaron a escribir su estudio este año, lo inimaginable se había convertido en realidad. Ahora, dice Saxe, “lo que se siente más significativo sobre este documento es que es una forma de salir de la experiencia que tenemos y mirarlo a través de una lente diferente.”

“Especulativamente, sugiere que el aislamiento social crónico podría ser algo así como la desnutrición a largo plazo, produciendo una necesidad constante y aversiva que desgasta nuestro bienestar”, dice el psicólogo Jamil Zaki de la Universidad de Stanford, que no participó en la investigación. “Estos hallazgos dan un nombre a lo que innumerables personas están experimentando en este momento: antojos sociales mientras se quedan en casa para proteger la salud pública.”

El documento, que aún no ha sido revisado por pares, describe un experimento cuidadosamente diseñado utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) para comparar las respuestas cerebrales a la soledad y el hambre. Después de un escáner cerebral inicial, 40 participantes adultos se sometieron a una sesión de 10 horas que los privó de comida y otra sesión de 10 horas que les negó el contacto social. Ambas sesiones sirvieron como una condición de control el uno para el otro.

La condición de aislamiento social fue difícil de organizar. Algunas personas se sienten solas en una multitud, mientras que otras disfrutan de la soledad. Para inducir no solo un aislamiento objetivo sino también sentimientos subjetivos de soledad, los investigadores hicieron que los participantes pasaran su tiempo desde las 9 a.m. a las 7 p.m. en una habitación escasamente amueblada en el laboratorio sin teléfonos, computadoras portátiles o incluso novelas en caso de que los personajes ficticios proporcionaran un sustento social. Se permitieron acertijos, al igual que la lectura o escritura de no ficción previamente aprobada. Durante el día de privación de alimentos, los sujetos no podían comer ni beber nada más que agua durante el mismo período de tiempo.

La exploración del cerebro se realizó inmediatamente después de cada sesión de privación, sin embargo, medir las señales cerebrales relevantes también fue un desafío. Tomova y Saxe se centraron en una región del mesencéfalo llamada sustancia negra, un centro de liberación de dopamina relacionado con la motivación y el deseo. Debido a que una señal de fMRI de la sustancia negra es indirecta, los investigadores diseñaron una tarea de ansia inducida por señales similar a la que se usa en la investigación de adicciones. Cuando a los drogadictos se les muestran señales asociadas con su sustancia de elección, “muestran una respuesta de deseo realmente fuerte”, dice Tomova. “Está bastante establecido que esto desencadena esta respuesta dopaminérgica.”

En el escáner, los participantes vieron imágenes de sus formas preferidas de interacción social y de sus comidas favoritas, así como una imagen de control de flores. “Descubrimos que esta área del cerebro respondía específicamente a las señales después de la privación, pero solo a las señales de lo que habían sido privados,” dice Tomova. La magnitud de la respuesta se correlacionó con los autoinformes de los sujetos de cuán hambrientos o solitarios estaban, aunque los sentimientos de hambre eran consistentemente más fuertes.

Finalmente, los investigadores utilizaron el aprendizaje automático para confirmar sus hallazgos. Un clasificador de software entrenado para reconocer patrones neuronales durante el ayuno demostró ser capaz de reconocer patrones neuronales similares de la condición de aislamiento social a pesar de que nunca los había “visto.” “Esto nos dice que parece haber una firma neuronal compartida subyacente entre los dos estados,” dice Tomova. “El contacto social es una necesidad muy básica.”

Incluso antes de la pandemia de COVID-19, las investigadoras se preguntaban si las diferentes formas de redes sociales podían satisfacer la necesidad de conexión social. Saxe y Tomova nunca pudieron obtener fondos para tal estudio. Parece probable que lo harán ahora. Tomova ya está trabajando con investigadores de la Universidad de Cambridge, donde se mudará en otoño, para ver si el uso de las redes sociales durante la pandemia podría remediar los sentimientos de soledad. “Dentro de veinte años”, dice Saxe, “sabremos cuáles fueron todos los efectos de esta experiencia que estamos teniendo.”

Referencia bibliográfica:

Tomova, L., Wang, K., Thompson, T., Matthews, G., Takahashi, A., Tye, K., & Saxe, R. (s. f.). The need to connect: Acute social isolation causes neural craving responses similar to hunger. https://doi.org/10.1101/2020.03.25.006643

Fuente: Scientific American