Couple / Cortesía de Pexels

Un estudio publicado en Intelligence Journal ha demostrado que a menudo consideramos a nuestra pareja mucho más inteligente de lo que realmente es. Podríamos llamarle “la ceguera del amor”, pero esto no quita que sea una expresión furtiva del ego, que suele tendernos una trampa para hacer que veamos la realidad de forma distorsionada.

Los investigadores, Gilles Gignac de la Universidad de Australia Occidental y Marcin Zajenkowski de la Universidad de Varsovia, también evaluaron si el CI real de las parejas influyó en la satisfacción de sus relaciones. Se sabe que somos especialmente optimistas sobre los atributos de nuestros seres queridos. Por ejemplo, cuando se trata de atractivo físico, tendemos a pensar que hemos logrado atraer a alguien que es incluso más sexy que nosotros. Sin embargo, estudios anteriores no lograron encontrar un atractivo similar para las estimaciones de la inteligencia de las parejas.

Sponsor exclusivo:

En general, las personas parecían juzgar la inteligencia de sus parejas como igual a la suya, en lugar de pensar que eran especialmente inteligentes.

Para este nuevo estudio, los investigadores reclutaron a 218 parejas heterosexuales, que habían permanecido juntas durante un promedio de seis años, y alrededor de un cuarto estaban casados. En lugar de adivinar los puntajes de CI (lo que podría ser confuso para los participantes que tienen poco conocimiento de las pruebas de CI y su puntuación), a los participantes les correspondió estimar su propia inteligencia y la inteligencia de su compañero utilizando una escala gráfica más intuitiva (ver abajo).

Via Gignac & Zajenkowski, 2019

Luego, los investigadores convirtieron esas estimaciones en puntos de CI según la conocida distribución estadística de la inteligencia, la famosa curva de campana. Para encontrar las puntuaciones reales y objetivas de los participantes, los investigadores también les pidieron que tomaran una prueba estándar de inteligencia no verbal conocida como Matrices Progresivas Avanzadas de Raven.

Las estimaciones de los participantes de la inteligencia de sus parejas estaban aún más distorsionadas: los hombres pensaron que el coeficiente intelectual de sus esposas y novias era alrededor de 36 puntos más alto de lo que realmente era; las mujeres pensaron que el coeficiente intelectual de sus maridos y novios era 38 puntos más alto que la realidad. En otras palabras, si usted es como la mayoría de las personas en esta muestra, su pareja probablemente sea mucho menos inteligente de lo que cree.

Los milagros del amor

En una investigación anterior sobre el exceso de confianza individual, la mayoría de los participantes sobreestimaron su propia inteligencia por un amplio margen, el equivalente a alrededor de 30 puntos de inteligencia en promedio. En general, solo el 0.9 por ciento de las mujeres y el 1.8 por ciento de los hombres evaluaron su propia inteligencia como inferior al promedio (a pesar de que el 68.8 por ciento de las mujeres y el 55.0 por ciento de los hombres en este estudio obtuvieron puntajes por debajo de 100, el CI promedio de población en su conjunto).

Artículo relacionado:
Guía de estilo sobre salud mental para medios de comunicación
Love / Cortesía de Pexels

Además de este asombroso resultado, el artículo de Gignac y Zajenkowski aporta otros hallazgos. Estaban interesados, por ejemplo, en si las personas tienden a conectarse con alguien con habilidades cognitivas similares, y si esa “compatibilidad intelectual” es importante para su felicidad juntos. Como se descubrió en investigaciones anteriores, hubo una correlación moderada entre los puntajes de CI reales de las parejas, por lo que, en general, las personas parecen elegir personas que coinciden aproximadamente con su inteligencia (tal vez se deba al hecho de que tenemos más oportunidades de involucrarnos románticamente ellas).

Gignac y Zajenkowski también examinaron si los hombres o las mujeres en su muestra eran mejores para estimar la inteligencia de sus parejas. Según algunos psicólogos evolutivos, debido a que la responsabilidad del embarazo, el parto y, generalmente, la crianza de los hijos, recae más directamente en las mujeres, deben ser más exigentes que los hombres sobre el tipo de persona con la que desean reproducirse. De ser cierto, tendría sentido que las mujeres hayan evolucionado para ser más perceptivas que los hombres. Sin embargo, los investigadores no encontraron evidencia de esto.

Algunas limitaciones

Como admiten los investigadores, su estudio presenta algunas limitaciones. Solo usaron una prueba de CI no verbal, por ejemplo, y es posible que veas resultados diferentes si también miras preguntas verbales. Después de todo, el tamaño del vocabulario de una persona y su fluidez lingüística pueden ser más fáciles de juzgar con precisión por un compañero.

En general, se puede afirmar que los hallazgos ayudan a ampliar nuestra comprensión de nuestros prejuicios egoístas, demostrando que nuestro egoísmo y confianza en nosotros mismos a veces puede extenderse a nuestros seres queridos.

Referencia original del estudio: Gilles E. Gignac, Marcin Zajenkowski, People tend to overestimate their romantic partner’s intelligence even more than their own, Intelligence. Volume 73, 2019, Pages 41-51. ISSN 0160-2896. Doi: doi.org/10.1016/j.intell.2019.01.004.

Fuente: Research Digest

Rita Arosemena P.
Graduada en Comunicación y especialista en Educación Superior. Amante de la literatura, el arte y las ciencias (y del café. El café no se lo toquen). Le interesan especialmente la neuropsicología, la psicología evolutiva y la psicopatología. Le apasiona la música francesa y no tiene nada contra Freud.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.