Practicar Mindfulness (atención plena) se ha relacionado con la prevención de la depresión, con la resiliencia al estrés laboral y el vinculado al sobrepeso y la obesidad, como posible abordaje para el insomnio, y como tratamiento para trastornos mentales en general. ¡Incluso se ha estudiado su eficacia para el control de los antojos! También ha sido estudiado en relación con la tolerancia al dolor y como estrategia deportiva.

Recientemente, investigadores estudiaron el papel del mindfulness sexual en el bienestar y la satisfacción sexual, el bienestar relacional y la autoestima. Tras analizar los datos de una encuesta online, encontraron que las personas mayor puntaje en mindfulness sexual tendían a tener una mejor autoestima, a estar más satisfechas con sus relaciones y, en particular para las mujeres, tendían a estar más satisfechas con su vida sexual. Algunas de estas asociaciones ocurrieron incluso después de controlar el rasgo de mindfulness. Estos hallazgos pueden permitir a los investigadores y terapeutas abordar mejor el bienestar sexual, el bienestar relacional y la autoestima de un individuo al enseñar habilidades de mindfulness sexual (Leavitt, Lefkowitz, & Waterman, 2019).

Otra investigación encontró que las personas que habían practicado mindfulness y diferentes prácticas de meditación (incluyendo vipassana y yoga) durante más de 10 años tenían puntajes significativamente más altos en el componente “búsqueda de novedades” en comparación con personas que habían sido atletas durante más de 10 años. A su vez, hallaron correlaciones positivas entre todas las subescalas de mindfulness (compromiso, búsqueda de novedad, producción de novedad y flexibilidad) y la motivación sexual, y entre búsqueda de novedad y mindfulness sexual (Lazaridou & Kalogianni, 2013). La búsqueda de novedades puede ser un componente importante en relación con la sexualidad. De hecho, otros estudios encontraron que la variación en la actividad sexual es un factor que contribuye a mantener viva la pasión en la pareja.

Artículo recomendado:
Un problema estadístico: tamaño de la muestra y potencia de la prueba

El mindfulness se ha mostrado prometedor para promover el bienestar sexual y, según otra investigación, puede desempeñar un papel en la reducción de la inseguridad sexual y mejorar la satisfacción sexual. Se administró una encuesta online que midió inseguridades sexuales, satisfacción sexual y mindfulness a estudiantes universitarios entre los cuales 687 eran mujeres y 334 eran hombres. Los análisis de regresión múltiple revelaron que los niveles más altos de mindfulness se asociaron con menos inseguridades sexuales y una mayor satisfacción sexual en hombres y mujeres. Una serie de análisis de mediación múltiple indicaron que mindfulness mediaba parcialmente la relación entre las inseguridades sexuales y varios aspectos de la satisfacción sexual. Estos resultados sugieren que practicar mindfulness puede promover la satisfacción sexual y mitigar las inseguridades sexuales en hombres y mujeres. Investigar la eficacia de las intervenciones basadas en mindfulness para la reducción de las inseguridades sexuales representa un área prometedora de investigación futura (Dunkley, Goldsmith, & Gorzalka, 2015).

Referencias:

Dunkley, C. R., Goldsmith, K. M., & Gorzalka, B. B. (2015). The potential role of mindfulness in protecting against sexual insecurities. The Canadian journal of human sexuality, 24(2), 92-103. https://doi.org/10.3138/cjhs.242-A7

Lazaridou, A., & Kalogianni, C. (2013). Mindfulness and sexuality. Sexual and relationship therapy: journal of the British Association for Sexual and Relationship Therapy, 28(1-2), 29-38. https://doi.org/10.1080/14681994.2013.773398

Leavitt, C. E., Lefkowitz, E. S., & Waterman, E. A. (2019). The role of sexual mindfulness in sexual wellbeing, Relational wellbeing, and self-esteem. Journal of Sex & Marital Therapy, 45(6), 497-509. https://doi.org/10.1080/0092623X.2019.1572680

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.