Cuando hablamos de trastornos como depresión, ansiedad, esquizofrenia, trastornos por déficit de atención; debemos tener en cuenta que los tratamientos efectivos conjugan la psicoterapia y los psicofármacos. Sabemos que un solo medicamento no basta para muchos trastornos. Incluso dos personas que padecen exactamente lo mismo pueden no responder de igual manera a la medicación; esta variación en la respuesta se debe a factores predominantemente genéticos.

Buscar el tratamiento adecuado para cada persona en particular suele requerir tiempo prolongado, prueba de ingestas de diversas combinaciones de fármacos; lo cual en casos disminuye la adhesión al tratamiento dado que los beneficios no se manifiestan rápidamente y también por los diversos efectos adversos que provoca la medicación: cambios en el sueño, disfunciones sexuales, alteraciones en la memoria, visión borrosa, dolores gastrointestinales, etc.

Encontrar el medicamento adecuado y evitar probar diferentes combinaciones a la hora de prescribir medicamentos, no solo disminuiría el tiempo en que el tratamiento se vuelva efectivo; sino también mejoraría la calidad de vida de los pacientes:

“Para evitar la pérdida de tiempo en hallar el tratamiento adecuado, ya está disponible en la Argentina un innovador test genético de origen europeo, que ayuda a identificar la medicación más adecuada para cada paciente con enfermedades neuropsiquiátricas tales como las depresiones, epilepsias, trastornos de ansiedad, psicosis (incluyendo la esquizofrenia), trastornos bipolares y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, entre otras.

Se trata del primer análisis genético útil en Psiquiatría y Neurología, traído al país por laboratorios Bagó, que se realiza mediante el análisis de ADN a partir de una muestra de saliva, por lo que el proceso es no invasivo, rápido e indoloro. Y tiene como objetivo ayudar al médico en la selección de psicofármacos de una manera más eficiente y segura.”

Miquel Tuson, doctor en Biología Genética de la Universidad de Barcelona explicó:

“El nuevo medicamento analiza variaciones en genes que desempeñan un papel en la respuesta a los fármacos. Se trata específicamente de un test para medicamentos que actúan a nivel del sistema nervioso central, utilizados principalmente en el área médica de la psiquiatría como antidepresivos, antipsicóticos y estabilizadores del estado de ánimo.

Actualmente el test valora 51 fármacos y se va actualizando año a año a partir de las novedades que surjan tanto de medicamentos como de conocimiento sobre nuevos genes”

Pensando en el avance tecnológico y la precisión en medicina:

“Mi experiencia con este test es más que buena. Me orientó especialmente ante pacientes que no responden a los primeros esquemas terapéuticos, quienes son resistentes al tratamiento o que presentan muchos y/o severos eventos adversos y ante aquellos que obligan a decisiones comprometidas”, afirmó Márquez, que aclaró que se trata de una prueba no para indicar la búsqueda de un diagnóstico”.

“Es difícil saber si la prevalencia de las enfermedades psiquiátricas aumenta cada año, pero no hay dudas de que cada año hay más pacientes con trastornos mentales en todo el mundo con sólo considerar algunos factores: su inicio cada vez más temprano, el hecho de pasar cada vez más tiempo enfermos debido a mayor expectativa de vida, la dificultad de los tratamientos para alcanzar la remisión (léase enfermedades resistentes) y la presencia de trastornos recurrentes y crónicos”, concluyó el experto.

Concluyendo, los avances en estudios sobre psicofármacos en Argentina colaboran con mejorar la calidad de vida de los pacientes y de sus familias, evitando la ingesta de diferentes combinaciones de psicofármacos; beneficiando la adherencia al tratamiento.

Lee la nota completa de la Nación.

Geraldine Panelli
Lic. en Psicología. Especializada en Terapia Cognitiva Conductual Infanto Juvenil. Interesada en las neurociencias y en la difusión de la psicología científica.