Seguramente te has preguntado por qué algunas veces puedes recordar algo durante mucho tiempo, como si hubiera ocurrido ayer y en otras ocasiones ni siquiera puedes recordar lo que cenaste la noche anterior. Pues bien, un nuevo estudio desarrollado por psicólogos de la Universidad de Toronto y publicado en Journal of Neuroscience (Revista de Neurociencias), nos ofrece una completa explicación a estas interrogantes. Según sus resultados esto se debe a que el significado del objeto o la situación tiene influencia sobre la calidad de la visión y por consiguiente en la calidad del recuerdo.

Así lo explicó la directora del estudio, Rebeca Todd:

“Hemos descubierto que vemos con mayor claridad las cosas con las que tenemos una conexión emocional en comparación con otros objetos. Este efecto es el mismo sin importar si es un evento positivo, como un primer beso, el nacimiento de un hijo, ganar un premio, o es un evento negativo, como una situación traumática, un rompimiento o un doloroso y humillante momento en la niñez. Además hemos encontramos que la forma en que percibimos [el acontecimiento] por primera vez, predice cómo lo vamos a recordar vívidamente en el futuro. A esto le llamamos “refuerzo vívido emocional” y es como la luz de una lámpara que ilumina un evento y es capturado por la memoria”.

Al estudiar la actividad cerebral, los investigadores encontraron que la amígdala (parte cerebral responsable de etiquetar la importancia emocional o motivacional de las cosas según nuestra propia experiencia pasada) es más activa cuando examina las imágenes que son clasificadas como vívidas. Este incremento en la amígdala influye en la corteza visual, mejorando su capacidad de ver los objetos y posteriormente aumenta la actividad en la ínsula, región que integra las sensaciones del cuerpo.

“La experiencia de la percepción más vívida de los recuerdos emocionalmente importantes parece provenir de la combinación de una visión mejorada y de las sensaciones que vienen desde nuestras entrañas y que a su vez son controladas por la amígdala, quien calcula la carga emocional del evento”, dijo Todd.

Artículo relacionado:
El Síndrome de Savant o Síndrome del Sabio

La investigación

Los investigadores iniciaron el estudio midiendo la experiencia subjetiva de la percepción vívida, luego utilizaron imágenes de escenas que fueron emocionalmente excitantes y negativas (escenas de violencia o mutilaciones, tiburones y serpientes mostrando sus dientes); escenas de carga emocional positiva (en su mayoría imágenes eróticas leves) y escenas neutrales (personas en una escalera mecánica) y las superpusieron con imágenes que provocaban un “ruido visual”, como las imágenes que veríamos en un viejo televisor. Estas imágenes se mostraron a los participantes y se les preguntó qué imagen tenía igual, mejor o mayor cantidad de ruido que la imagen estándar y luego arreglaron el ruido.

Los investigadores encontraron que las personas eran buenas evaluando cuánto ruido tenian las imagenes en relación con la imagen estándar y a la vez evaluaron mejor las imágenes que eran emocionalmente excitantes en comparación a las imágenes neutras, independientemente del nivel real de ruido que tenían. Cuando una imagen se evaluaba como menos ruidosa, entonces los sujetos veían la foto más clara, como si hubiera menos ruido en la imagen emocional.

«El significado subjetivo de la imagen influyó en cómo los participantes vieron la imagen”, aseguró Todd.

Los investigadores utilizaron pruebas adicionales para descartar otras explicaciones de sus resultados, por ejemplo: debido a los colores menos vibrantes o por la complejidad de la escena, una imagen puede parecer ruidosa. Además utilizaron instrumentos para medir el movimiento de los ojos y de esta forma eliminar la posibilidad de que los sujetos miraran las imágenes con contenido emocional diferente, causando que las evaluaran como más vividas.

Luego de haber controlado las variables extrañas y haber obtenido los resultados preliminares, los investigadores se propusieron encontrar si una mayor intensidad emocional influye sobre la intensidad del recuerdo, y para realizar esto utilizaron dos estudios diferentes:

El primer estudio se realizó 45 minutos después de que los participantes hicieron la prueba de la imagen ruidosa y se les pidió que escribieran todos los detalles que recordaban haber visto en las imágenes. El segundo estudio se realizó una semana después, en esta ocasión  se les mostró nuevamente las imágenes y se les preguntó si las recordaban: si la respuesta era afirmativa, entonces se les pedía que describieran si las recordaban vagamente o muy detalladamente.

Artículo relacionado:
Las personas que sólo leen la vista previa de los artículos en Facebook creen que saben más de lo que realmente saben

“Ambos estudios encontraron que las imágenes que fueron evaluadas con mayor intensidad emocional, fueron también mayormente recordadas”, explicó todd

Para hacer la investigación más completa los investigadores utilizaron imágenes cerebrales para observar cuándo el cerebro respondía a la intensidad emocional y qué regiones cerebrales se activaban.

Utilizaron el EEG para evaluar el tiempo de respuesta a la intensidad emocional, encontrando que:

“El cerebro indexa la intensidad emocional rápidamente, cerca de un quinto de segundo luego de ver la imagen, lo que sugiere que se trata de ver y no solo de pensar. Las emociones alteran la actividad cerebral y la corteza visual, lo que influye en cómo vemos”.

Por ultimo, usaron el IRMf  para ver qué regiones cerebrales están más activas cuando las personas miran cosas que ellos perciben como más intensas debido a la importancia emocional. Nuevamente encontraron que la actividad de la amígdala, la corteza visual y la corteza interoceptiva incrementaron según la intensidad emocional del objeto.

Gracias a este completo estudio ahora sabemos cómo las personas perciben los eventos cargados emocionalmente, cuán vívidamente los recordarán y qué regiones cerebrales están involucradas en este proceso.

La utilidad de estos resultados es indiscutible. Primero: ahora podemos conocer las diferencias en la calidad de los recuerdos de las personas gracias a su intensidad emocional, y podemos predecir la vulnerabilidad de algunos sujetos al trauma, incluyendo los recuerdos intrusivos (Flashes) que experimentan las personas que sufren del trastorno de estrés postraumático.

Fuente: Psychologists link emotion to vividness of perception and creation of vivid memories

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.