Un rincón de una casa en donde se brinda ayuda a pacientes con padecimientos mentales. (Cortesía Seam Sime)

CNN reporta la innovadora idea realizada en Nueva York que puede transformar la vida de las personas que sufren de algún problema mental y que usualmente no tienen otra opción que internarse en un hospital, con todo lo que eso significa, especialmente con el prejuicio y discriminación social:

Las instalaciones, las cuales fueron inauguradas en 2013, están ubicadas en cuatro municipios y tienen habitaciones comunes y dormitorios estilo apartamento. La idea es crear un espacio libre, cómodo y que ofrezca apoyo para los adultos que prevén o experimentan una crisis emocional.

Las personas que buscan ayuda vienen de forma voluntaria. Ellos pueden hablar con miembros del personal capacitados y pueden quedarse hasta 10 noches si así lo desean.

Las puertas nunca están cerradas. No hay agujas o medicamentos. Pueden disponer de comidas recién preparadas, y los miembros del personal evalúan los niveles de necesidad de los huéspedes. Pueden recomendar atención médica si un miembro del personal lo considera necesario, pero en el sitio no se ofrecen servicios médicos.

La esperanza es que quienes lleguen a los centros de descanso desarrollen habilidades de recuperación y prevención de recaída, y evitar ser hospitalizados al hablar con compañeros que puedan identificarse con ellos. “En la mayoría de sistemas de cuidado, estas comodidades han sido pasadas por alto”, dijo Alysia Pascaris, directora ejecutiva adjunta de Community Access.

Sin instalaciones como esta, muchos adultos no tienen otra opción sino internarse en un hospital, dijo Coe. Parachute NYC también ofrece consejería por teléfono, y tiene un centro de tratamiento móvil.

Lee el artículo completo en CNN.

Comparte tu opinión