¿Son los celos una problemática para las personas que forman parte de relaciones de pareja abiertas? ¿Tienen estas personas un umbral de tolerancia más alto, o diferente, cuando hablamos de celos? ¿Hay diferencias de género en esta temática?

Un estudio encontró que, si bien los individuos monógamos obtuvieron una puntuación más alta en una medida de celos emocionales, los individuos consensualmente no monógamos obtuvieron una puntuación más alta en una medida de celos cognitivos (Mogilski et al., 2019).

En las relaciones consensuadamente no monógamas, que incluyen pero no se limitan al poliamor, el intercambio (parejas swingers) y tríadas, todas las personas aceptan entablar relaciones sexuales o románticas con otras personas.

«Ciertamente, los investigadores creen que los celos evolucionaron para permitir a las personas identificar amenazas a la relación y tomar medidas correctivas antes de que se produzca la disolución de la relación, sin embargo, lo que constituye una amenaza de relación diferirá entre los tipos de relación,» explicó la autora del estudio Lisa LM Welling, profesora asociada en Oakland Universidad.

«Las personas consensualmente no monógamas informan que lidian con los celos negociando los límites con su(s) pareja(s)” y cultivando un “sentimiento de satisfacción o felicidad al saber o imaginar que su pareja está emocional o sexualmente involucrada con otra persona.”

Los investigadores examinaron cómo 529 personas monógamas y 159 personas consensualmente no monógamas, quienes informaron estar actualmente en una relación romántica de algún tipo, reaccionaron al imaginar que su(s) pareja(s) romántica(s) se involucraban con otra persona.

Se les preguntó a los participantes qué escenario encontraban más angustiante: su pareja romántica había formado un profundo vínculo emocional con otra persona (pero no estaba teniendo sexo con ella) o su pareja estaba «disfrutando de una relación sexual apasionada» con otra persona (pero no tenía conexión con ella).

En una versión del escenario, el participante había consentido la relación sexual o emocional de su pareja con la otra persona. En la otra versión, se le pidió al participante que imaginara que no había consentido el comportamiento de su pareja.

Los investigadores también hicieron que los participantes completaran evaluaciones de celos y vigilancia de pareja.

«Como era de esperar, los participantes monógamos estaban más angustiados que los participantes consensualmente no monógamos cuando se les pidió que imaginaran a su pareja involucrada emocional o sexualmente con otra persona,» dijo Welling.

Artículo relacionado:
Publicar demasiadas selfies incrementa los rasgos narcisistas

“Sin embargo, hubo algunas diferencias de género interesantes entre los participantes monógamos. Descubrimos que los hombres monógamos comparados con las mujeres monógamas eran más propensos a reportar que disfrutaban de la relación emocional versus la sexual extrapareja de su pareja, tanto para escenarios consensuales como no consensuales.

«Las mujeres monógamas, por otro lado, eran más propensas a informar que disfrutaban de la relación sexual versus emocional extrapareja hipotética de su pareja en escenarios consensuales pero no en escenarios no consensuales,” dijo Welling.

Como era de esperar, los participantes consensualmente no monógamos tendieron a informar que estaban menos molestos porque su pareja coqueteara con otra persona. Contrariamente a los participantes monógamos, no hubo diferencias de género en sus respuestas ante las relaciones por fuera de la pareja.

“Entre los participantes consensualmente no monógamos, les pedimos que identificaran un compañero primario y un compañero secundario. No hubo diferencias de género en la angustia reportada o el disfrute de escenarios hipotéticos consensuales o no consensuales emocionales o sexuales entre los participantes que actualmente están en relaciones consensualmente no monógamas,” dijo Welling.

«Pero estos participantes informaron que era más importante que su pareja principal (en comparación con su [pareja] secundaria) no entablara otras relaciones sin su consentimiento y que tales acciones serían más angustiantes para una pareja primaria que para una secundaria.»

Sin embargo, los participantes consensualmente no monógamos informaron sentir más celos cognitivos. En otras palabras, indicaron que tenían pensamientos como: «sospecho que X está viendo en secreto a alguien del sexo opuesto» y «me preocupa que alguien del sexo opuesto esté tratando de seducir a X,» con más frecuencia que los participantes monógamos.

«Consecuentemente, los participantes no monógamos informaron haber pensado más en las relaciones externas a la pareja de su pareja que los participantes monógamos, mientras que los participantes monógamos expresaron una mayor confianza en que sus parejas nunca entrarían en otra relación sin su consentimiento». Los participantes consensualmente no monógamos también informaron más confianza de que su pareja principal nunca entraría en otra relación sin su consentimiento en comparación con su pareja secundaria,” explicó Welling.

Artículo relacionado:
Leer en una tablet antes de dormir podría dañar tu ciclo de sueño

«Finalmente, replicamos algunos de nuestros trabajos anteriores que muestran que las personas monógamas usan más comportamientos de “guardia de pareja” que los participantes consensualmente no monógamos, y que los participantes consensualmente no monógamos protegen a su pareja primaria versus secundaria con mayor frecuencia» (Mogilski, Memering, Welling, & Shackelford, 2017). La guardia de pareja se refiere a comportamientos que funcionan para evitar que su pareja se extravíe o sea perseguida por un rival romántico, como usar demostraciones públicas de afecto o revisar las cosas de su pareja.”

«En general, nuestro estudio sugiere que la forma en que respondemos y procesamos la información sobre los celos, el consentimiento y la competencia puede conducir a la búsqueda de diferentes estrategias de relación, pero aún queda mucho por investigar entre las personas consensualmente no monógamas,» sostuvo Welling.

Limitaciones del estudio

“Debido a que esta es una investigación no experimental, puede haber diferencias entre nuestros grupos además de la búsqueda de la no monogamia. Por ejemplo, tenemos sustancialmente más participantes no heterosexuales en nuestros grupos no monógamos en comparación con nuestros grupos monógamos. Tales diferencias entre los grupos podrían estar impulsando algunos de nuestros hallazgos observados. Del mismo modo, otros factores que se sabe que están asociados con los celos y la protección de la pareja, como los niveles hormonales, deberían tenerse en cuenta en trabajos futuros,” explicó Welling.

“Alejar nuestro enfoque de la viabilidad de la no monogamia consensuada hacia procesos relacionados con relaciones saludables y satisfactorias generalmente es más productivo y nos permite comprender mejor las relaciones entre las minorías sexuales. Por extensión, una mejor comprensión de los tipos de relaciones variadas ayuda a reducir el estigma hacia las minorías sexuales.”

Referencias bibliográficas:

Mogilski, J. K., Memering, S. L., Welling, L. L. M., & Shackelford, T. K. (2017). Monogamy versus Consensual Non-Monogamy: Alternative Approaches to Pursuing a Strategically Pluralistic Mating Strategy. Archives of Sexual Behavior, 46(2), 407-417. https://doi.org/10.1007/s10508-015-0658-2

Mogilski, J. K., Reeve, S. D., Nicolas, S. C. A., Donaldson, S. H., Mitchell, V. E., & Welling, L. L. M. (2019). Jealousy, Consent, and Compersion Within Monogamous and Consensually Non-Monogamous Romantic Relationships. Archives of Sexual Behavior, 48(6), 1811-1828. https://doi.org/10.1007/s10508-018-1286-4

Fuente: Psypost

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.