Photo by Tomasz Woźniak on Unsplash

Ropa deportiva, zapatillas y algo interesante para escuchar en el camino. Ese puede ser el equipo básico de muchos a la hora de salir a correr. Aunque por más preparados que estemos, hay un punto en que el cansancio y el dolor se tornan abrumadores… el problema es que, generalmente sucede mucho antes de que terminemos la rutina de ejercicios. Hay varias estrategias que nos pueden servir para continuar, como pensar en otra cosa, enfocarnos en el ambiente que nos rodea o en lo que estamos escuchando por los auriculares; pero a medida que el dolor y el cansancio se van intensificando, se hace más difícil concentrarnos en ellas. Un nuevo estudio publicado en Motivation and Emotion presenta una alternativa prometedora: practicar una “reevaluación cognitiva”, esto es, no ignorar las sensaciones como tales, sino procurar verlas de un modo desapasionado, como si fueras un científico o un periodista que estudian y reportan la experiencia.

Para este estudio, los investigadores reclutaron a 24 corredores sanos (15 mujeres), de entre 18 y 33 años de edad, que incluían en su estilo de vida correr más de 9 millas (aproximadamente 14 km) al menos una vez por semana. Los participantes fueron al laboratorio de estudios en tres ocasiones, y en cada una de ellas corrieron por 90 minutos en cinta, manteniendo su ritmo cardíaco en un rango entre 75 a 85 por ciento de su máximo, un nivel clasificado como “ejercicio vigoroso”.  

En la primera visita no se les dio instrucciones específicas a seguir en términos de cómo lidiar con el desafío. En la segunda y la tercera se les dijo que usaran “reevaluación cognitiva” (adoptar una actitud neutral, desapegada hacia la experiencia subjetiva, como un científico o un periodista que la estudia) o “distracción” (pensar sobre otras cosas además de correr). También recibieron recordatorios, a lo largo del ejercicio, para que usen la estrategia que se les había asignado en cada sesión.

Sponsor Exclusivo:

Basados en métricas psicológicas que completaron antes de cada corrida, cada 30 minutos durante el ejercicio, y terminado éste, los participantes sintieron que se estaban ejercitando menos cuando siguieron la estrategia de “reevaluación cognitiva”, y que experimentaron menores niveles de excitación emocional, comparado con la corrida en la que no se les dio instrucciones de afrontamiento. Esto fue a pesar de mantener el mismo ritmo y la frecuencia cardíaca. En contraste, la estrategia de distracción parece no haber hecho diferencia en cuanto a la sensación de ejercitarse o la excitación emocional comparado con la corrida control. Estos resultados respaldan otros estudios que sugieren que la distracción es una técnica poco confiable. En su lugar, la reevaluación cognitiva podría resultar beneficiosa antes que no usar estrategias cognitivas.

Estos hallazgos vienen acompañados de fuertes advertencias. Debido a que el trabajo de los investigadores incluía preguntar a los participantes cuál de varias afirmaciones describía mejor su proceso de pensamiento durante las corridas, los participantes no realizaron una verdadera reevaluación cognitiva durante la corrida con reevaluación cognitiva. Esto hizo que los investigadores reconsideraran declaraciones que previamente hubieran identificado como un reflejo de la reevaluación cognitiva, y decidieron que no eran realmente apropiadas (al menos no en relación a cómo habían enmarcado la reevaluación cognitiva en sus instrucciones). En reflexiones posteriores, sintieron que las opciones que hicieron los corredores de las declaraciones descriptivas, después de todo, sí sugerían que habían practicado la estrategia adecuadamente. Puede ser cierto, pero estas idas y vueltas hacen que los hallazgos del estudio se sientan menos convincentes.

Otro asunto es que los participantes eran corredores entrenados. Con un promedio de ejercitación durante las corridas calificado como “algo duro”, y una evaluación de la ejercitación como generalmente disfrutable. Puede que los hallazgos no sean generalizables a corredores menos entrenados o a desafíos más difíciles.

Finalmente, algo positivo es que los investigadores reconocieron que ambas estrategias de regulación probadas podrían tener mejores beneficios para corredores que, por lo general, encuentran esa experiencia menos agradable.

Sería interesante hacer la prueba, ¿verdad?

Referencia del estudio: Grace E. Giles, Julie A. Cantelon, Marianna D. Eddy, Tad T. Brunyé, Heather L. Urry, Holly A. Taylor, Caroline R. Mahoney, Robin B. Kanarek. Cognitive reappraisal reduces perceived exertion during endurance exercise.

Fuente: The British Psychological Society

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.