El núcleo oscuro de la personalidad o Factor D es el término que acuñaron los investigadores de la Universidad de Copenhagen y la Universidad Ulm para nombrar el factor subyacente que comparten los rasgos de la denominada triada oscura de la personalidad: narcisismo, maquiavelismo y psicopatía.

Según esta interesante investigación estos tres “rasgos oscuros”, sumado a otros seis, comparten la tendencia a imponer el propio interés y deseo por encima de las necesidades de las otras personas sin importarle las consecuencias que ello pueda generar. Las personas con el Factor D, suelen escudarse con creencias y distorsiones cognitivas para justificar su conducta inapropiada y egoísta y al mismo tiempo apaciguar los sentimos de culpa o vergüenza.

Los rasgos de personalidad que comparten el Factor D, son:

  • Egoísmo: una preocupación excesiva con la propia ventaja a expensas de los demás y de la comunidad
  • Interés propio: el deseo de promover y resaltar el estado social y financiero propio.
  • Malevolencia: destructividad y voluntad de causar daño a los demás, incluso si uno se hace daño a sí mismo en el proceso.
  • Maquiavelismo: una actitud manipuladora, insensible y la creencia de que el fin justifica los medios.
  • Desvinculación moral: estilo de procesamiento cognitivo que permite comportarse de manera poco ética sin sentir angustia.
  • Narcisismo: autoabsorción excesiva, sensación de superioridad y extrema necesidad de atención por parte de los demás.
  • Autorización psicológica: una creencia recurrente de que uno es mejor que otros y merece un mejor tratamiento
  • Psicopatía: falta de empatía y autocontrol, combinada con comportamiento impulsivo.
  • Sadismo: el deseo de infligir daño mental o físico a otros por placer propio o para beneficiarse a uno mismo

Esta característica subyacente en los rasgos de personalidad es similar al Factor G de la personalidad descrito por Charles Spearman, el cual sostiene que una persona que puntúe alto en una un test de inteligencia también obtendrá buenos puntajes en pruebas que midan otros tipos de inteligencia porque hay un factor general subyacente de inteligencia. Con el Factor D sucede algo similar y se esperaría que una persona que por ejemplo puntúe alto en maquiavelismo también puntuará alto en narcisismo y eso se representará en un patrón de conducta maliciosa, despiadada, egoísta, etc.

El Factor D surgió a través de una investigación desarrollada con más de 2500 personas que se ls preguntó cuán de acuerdo estaban con algunas declaraciones sobre su personalidad como: “Es difícil salir adelante sin recortar puntos por aquí y por allá “,” “A veces vale un poco de sufrimiento por mi parte el ver a otros recibir el castigo que merecen”, o “Sé que soy especial porque todos me siguen diciendo. asi que…”. Estos datos se complementaron con evaluaciones psicométricas de agresividad, impulsividad, egoísmo y conducta anti-ética de las personas.

El Factor-D es un constructo que quizás encontremos en los libros de personalidad en un futuro no muy lejano para describir el factor subyacente de los patrones de conducta despiadada y maliciosa.

Referencia del estudio original:
Morten Moshagen, Benjamin E. Hilbig, Ingo Zettler. The dark core of personality. _Psychological Review, 2018; DOI: 10.1037/rev0000111

Fuente:ScienceDaily

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.