¡Sueños, dulces sueños! A muchos nos gustaría dormir siempre un poquito más, y aparentemente esto tiene beneficios para los niños. Según un estudio publicado en la revista Pediatrics, un poco más de sueño podría ayudar a los niños a mantenerse despiertos y estar menos inquietos en la escuela.

Un grupo de investigadores, liderados por la Dra. Reut Gruber, psicóloga clínica y profesora asistente de psiquiatría de la Universidad McGill e investigadora para el Douglas Hospital Research Centre (Quebec, Canada), se interesó por examinar el impacto de una moderada extensión y restricción del sueño en el comportamiento de niños en edad escolar.

SPONSOR EXCLUSIVO

La investigación

Para llevar a cabo el estudio, utilizaron grupos paralelos de niños en edad escolar, cada niño fue ubicado en un grupo al azar. Uno de los grupos recibió una extensión del sueño, que consistió en la adición de 1 hora relativa a la hora habitual de duración del sueño en días de semana. Al otro grupo se le restringió el sueño, es decir, se eliminó 1 hora de sueño relativa a la duración habitual del mismo en días de semana. Los primeros resultados obtenidos fueron los puntajes en el Conners’ Global index Scale, determinados por los maestros, quienes desconocían las condiciones del sueño de cada niño. La muestra estuvo compuesta por 34 niños, desarrollados típicamente y cuyas edades oscilaron entre los 7 y 11 años de edad, que no poseían reportes sobre problemas de sueño, ni cuestiones médicas, conductuales o académicas.

Artículo relacionado:
Psicopatología juvenil se vería reflejada en videojuegos, según estudio

(Artículos relacionados: Programas de TV y su relación con los problemas de sueño en niños pequeños e Investigarán la necesidad de siesta para niños que asisten a jardines de infantes)

Resultados y conclusiones

Los resultados principales fueron los siguientes:

1. Una extensión acumulativa de duración del sueño de 27,36 minutos fue asociada con mejoras detectables en los puntajes del Conners’ Global index-derivado, labilidad emocional y comportamiento impulsivo-inquieto, de los niños en la escuela y una reducción significativa en la somnolencia reportada durante el día.

2. Una restricción acumulativa del sueño de 54.04 minutos fue asociada con deterioro detectable en las mismas medidas.

(Artículo relacionado: Ronquidos persistentes en niños en edad preescolar: predictores y correlatos conductuales y del desarrollo)

Los investigadores concluyen que una extensión modesta de la duración del sueño se asoció significativamente con mejoras en la vigilia y la regulación emocional, mientras que una restricción modesta tuvo los efectos opuestos.


Fuente:
Pediatrics 
Imagen: 
tian2992 (Flickr)

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.