Pexels - Strategy

Ser intencionalmente estratégico en cuanto a la elección de situaciones y a la compañía podría ser una gran herramienta de regulación emocional. Además de pensar en las amenazas como desafíos o distraerse a uno mismo del dolor, hacer el esfuerzo de planificar con tiempo las situaciones podría tener un impacto positivo en el estado de ánimo.

Según los autores de un estudio publicado en Cognition and Emotion, la selección de situación da una estrategia alternativa a los individuos que no pueden fiarse de recursos cognitivos “en el momento”, y permite a individuos reactivos y/o menos competentes que armonicen su ambiente en miras a promover ciertos resultados emocionales.

Thomas Webb de la Universidad de Sheffield y sus colegas, encuestaron a 301 voluntarios (edad promedio 36; 62% femeninas) usando un medidor de selección de situación de 6 ítems. Por ejemplo, los participantes calificaron qué tanto seleccionan actividades que les hacen sentir bien y qué tanto se mantienen alejados de personas que les ponen de mal humor. Los participantes también completaron otros cuestionarios que midieron su felicidad y sensibilidad emocional, entre otras cosas.

Sponsor Exclusivo:

Aunque puramente correlacionales, los hallazgos respaldaron las predicciones de los investigadores: en general, los participantes que puntuaron más alto en selección de situación también tendieron a reportar menores niveles de estado de ánimo negativo y depresión. Además, específicamente entre participantes emocionalmente sensibles que admitieron que encontraban difícil regular sus emociones, la selección de situación también fue asociada con mayor satisfacción con la vida y felicidad.

Si bien parece una obviedad, ¿qué tan a menudo pensamos estratégicamente de esta manera? Muchas veces nuestros planes se basan en hábitos o aceptación pasiva de sugerencias de otras personas.

Para proveer una prueba preliminar sobre sí alentar mayor selección de situaciones podría ser una estrategia útil, especialmente para personas más vulnerables emocionalmente, los investigadores condujeron un segundo estudio en un fin de semana con 125 voluntarios más. El viernes los participantes completaron varios cuestionarios psicológicos, incluyendo evaluar su sensibilidad emocional. Luego, se le dio a la mitad de los participantes la siguiente instrucción, diseñada para fomentar mayor selección de situación, se les pidió que la repitieran para sí mismos tres veces y que se comprometieran completamente con ella:

“¡Si yo estoy decidiendo qué hacer este fin de semana, entonces elegiré actividades que me harán sentir bien para evitar hacer cosas que me harán sentir mal!”

El lunes siguiente, todos los participantes dieron un reporte detallado de sus actividades del fin de semana y cómo se sintieron en cada una. Generalmente la gente de todos modos realiza una buena cantidad de selección de situación, pero la manipulación funcionó en aquellos que recibieron la instrucción que posteriormente puntuaron más alto en selección de situación que los controles que no recibieron la instrucción. Pero lo más importante es que los participantes que recibieron la instrucción de selección de situación experimentaron un estado de ánimo más positivo a lo largo del fin de semana, comparados con los controles, y este fue especialmente el caso para los participantes más sensibles emocionalmente.

“No obstante las limitaciones de los estudios… la presente investigación subraya el potencial de usar la selección de situación para navegar con éxito la vida emocional y sugiere varias direcciones para futuros estudios en esta estrategia de regulación emocional relativamente poco estudiada,” dijeron los investigadores.

Esos estudios futuros podrían incluir indagar si la efectividad del abordaje de la selección de situación es moderada por la capacidad de las personas de juzgar qué tan bien se sentirán en diferentes situaciones, que es lo que los psicólogos llaman “pronóstico afectivo.” También habría que evaluar qué sucede cuando situaciones poco placenteras inevitablemente ocurren en la vida (un pariente enfermo, un jefe enojado, etc.).

Referencia del estudio: Thomas L. Webb, Kristen A. Lindquist, Katelyn Jones, Aya Avishai & Paschal Sheeran. Situation selection is a particularly effective emotion regulation strategy for people who need help regulating their emotions. https://doi.org/10.1080/02699931.2017.1295922

Fuente: The British Psychological Society

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.