Los que me conocen saben lo mucho que me desagrada el popular término de “tóxico” en todas sus variantes para catalogar a las personas y conductas en la psicología. Es un término que se ha prostituido bajo el interés de los libros y talleres de autoayuda barata que lo usan como muletilla para sus explicaciones superficiales y ambiguas de la conducta que terminan responsabilizando a las otras personas de todos sus problemas.

Cristina Roda Rivera hace una muy buena explicación sobre las consecuencias del popular término y agrega algunas explicaciones sobre su popularización en La Mente es Maravillosa:

Llamar tóxico a alguien no es inocuo. De hecho puede ser un ataque muy serio, un insulto cruel disfrazado de la autoridad moral que puede darte haber ojeado un par de libros de autoayuda, sin mayor compromiso o intención con su lectura que la de delegar responsabilidad en otros.

El término tóxica/o es fácil de entender, tiene fuerza por lo venenoso de su resonancia. En el imaginario, alude a una sustancia de color variable, pegajosa, inflamable y con la que hay que tener mucho cuidado. En este sentido, cuando decimos que algo es tóxico estamos diciendo que no es digno de confianza, en sí, por la forma en la que es.

Lee el artículo completo en La Mente es Maravillosa.

7 COMENTARIOS

  1. Bueno, en realidad no es el otro que es tóxico, aveces la persona misma se hace tóxica hacia sí mismo haciéndose depender, o imposibilitandose a dejar una relación en la que ya una parte de él no quiere estar.

  2. Uy se esmeraron con la explicacion. De ahi que seamos toxicos en nuestras conductas y afectemos a otras personas no quiere decir que hay que catalogarlos como tal e excluirlos, sino tomar consciencia y de ahi trabajarlo. Lo mismo que el termino «persona negativa», claramente es una persona que esta viendo un punto de vista solo en si y no con otras perspectives. Y si sos «persona no toxica» estas contradiciendo al llamar «toxicas» a otras personas. Es cuestion de trabajar para ayudar a esas personas que estan en ese estado.

  3. Estoy muy d acuerdo con esta pequeñísima explicación, Ahora todos se sienten especiales porque «detectan» personas toxicas everywhere xD cuando la realidad es distinta. Y más de muchas otras tantas ocasiones, cuando se juzga a otra persona por ser toxica (que de hecho me recordó esto al tema de Britney Toxic…) se debería prestar más atención por quién lo dice que por quién se le atribuye. En este punto, deberíamos tener cuidado cada vez que nuestra intención de «denigrar» a otra persona no sea la correcta.

  4. Se que hay personas toxicas, relaciones toxicas , comidas toxicas, etc. pero no por eso, me ando ufanando de ello y rotulo a las personas en todo caso y me parece q alguien me hace daño, q no tiene buenas intenciones, q es manipulador , etc, me retiro pensando q si sigo estableciendo contacto, tendre una relacion toxica o como le quieran llamar. Para mi el termino es aporpiado, hay personas que hacen daño abusandoce de la credulidad del otro u inocencia.

  5. Completamente estoy de acuerdo con David Aparicio y Cristina Roda Rivera, muy peligroso es utilizar este término popular “tóxico” en personas, de hecho per se es una contradicción en el campo de la psicología, según lo que se trata (desde lecturas mediocres) es identificar a personas tóxicas en ayudar a la sociedad (jaja), qué tonto… De verdad, imagino que personas como Andrea Legarreta y Galilea Montijo hacen esto/dicen esto y no me estoy metiendo en el daño psicológico que se ocasiona, es lamentable este intento de “psicología” que es popular, después de todo.

    P. D.: Borra por favor mi comentario anterior (WordPress) y deja este.

  6. Creo que no está bien usar la palabra «tóxica» para calificar a una persona con problemas de conducta. Si alguien atraviesa una situación de depresión, o un malestar anímico y eso lo lleva a reaccionar de una manera no adecuada , lo mejor es ayudarle a superar ese problema, y no excluirlo como si fuera un ente que contamina. Eso es discriminar a priori, excluir, etiquetar. Distinto es si se trata de personas que frecuentemente manifiestan actitudes negativas que provocan un malestar a los demás, igualmente el término no sería el más adecuado, sino que son patologías que hay que tratar con ayuda profesional.
    Cuando estamos en tiempos de construcción de una sociedad más justa y comprensiva, deberíamos comenzar a usar palabras que nos acerquen y llamen a una convivencia sana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.