Cubriéndose los ojos / Shutterstock

Un equipo de investigación liderado por James Russell en la Universidad de Cambridge se valió de 4 estudios para saber por qué los niños piensan que cuando se cubren los ojos están escondidos.

Investigación número 1:

Al evaluar a los niños, cuyas edades estaban comprendidas entre los 3 y 4 años, los investigadores preguntaron primero si serían visto en el caso de que tuvieran puesta una máscara de ojos y si el investigador podría ver a otro adulto si éste estuviera usando una máscara de ojos.

Casi todos los niños sintieron que estaban escondidos cuando tenían puesta la máscara, y la mayoría pensó que el adulto que tenía puesta la máscara también estaba escondido.

Investigación número 2:

Russell y sus colegas quisieron saber luego si los niños piensan que el hecho de que los ojos de las personas están escondidos de la vista de otras personas es lo que los hace invisibles o si piensan que ser cegado te hace invisible. Para evaluar esto, un nuevo grupo de niños pequeños fue interrogado sobre su habilidad de ser vistos cuando estaban usando gafas de protección que fueron completamente oscurecidas, es decir que ellos no podían ver y sus ojos estaban escondidos, versus cuando usaban un par diferente de anteojos cubiertos con un film espejo, es decir que podían ver pero otras personas no podían ver sus ojos.

El sentimiento de invisibilidad parece venir del hecho de que sus ojos están ocultos

Esta evaluación no sucedió acorde a lo planeado porque, de los 37 participantes, solo 7 fueron capaces de comprender la idea de que podían ver afuera, pero la gente no podía ver sus ojos. De esos 7, todos menos uno pensaron que eran invisibles independientemente de las gafas de protección que utilizaran. En otras palabras, el sentimiento de invisibilidad de los niños parece venir del hecho de que sus ojos están ocultos, más que por el hecho de no poder ver.

Investigación número 3:

En ambos estudios hasta ahora, cuando los niños pensaban que eran invisibles en virtud de que sus ojos estaban ocultos, entendían sin embargo que su cabeza y cuerpo si eran visibles. Parecían hacer una distinción entre el “yo” cubierto y sus cuerpos, que todavía eran visibles. Teniendo en cuenta el hecho de que parece ser el ocultamiento de los ojos el factor crucial para sentirse escondido, los investigadores se preguntaban si su creencia de invisibilidad estaba basada en la idea de que debe haber contacto visual entre dos personas-un encuentro de miradas- para verse (o al menos para ver sus “yo”).

Sintieron que estaban escondidos hasta tanto no encontraran la mirada del investigador

La idea recibió apoyo en un estudio posterior en el cual se le preguntó a más niños si podrían ser vistos si un investigador los mirara directamente mientras ellos (los niños) evitaban su mirada; o, contrariamente, si el investigador que evitaba la mirada, era visible mientras el niño lo miraba directamente.  Muchos de los niños sintieron que estaban escondidos hasta tanto no encontraran la mirada del investigador; y dijeron que el investigador estaba oculto si su mirada estaba desviada mientras el niño lo miraba.

“…parecería que los niños aplican el principio de la atención conjunta al yo y asumen que para que alguien sea percibido, la experiencia debe ser compartida y mutuamente conocida para ser compartida, como es cuando dos pares de ojos se encuentran,” dicen los investigadores.

Investigación número 4:

Otras explicaciones se descartaron con estudios de marionetas. Por ejemplo, la mayoría de un nuevo grupo de niños estuvo de acuerdo en que era razonable que una marioneta cubriera sus ojos para ocultarse, que descarta el argumento de que los niños solo se esconden así porque son atrapados en el calor del momento.

Al leer sobre investigaciones, podemos sacar ideas para estudios nuevos, lo que te puede venir bien  si están necesitando un tema para tu tesis y tenés problemas para pensar en uno. Por ejemplo, este estudio levantó las siguientes interrogantes:

  1. Es sabido que los niños con autismo se comprometen en menos atención compartida con otros (seguir la mirada de otros), así que tal vez estarán menos preocupados con el rol de las miradas mutuas para saber quién es visible.
  2. Otra idea podría ser explorar las creencias de invisibilidad de los niños que nacen ciegos.

Fuente: Research Digest
Imagen: BP