Sergio Parra explica en XakataCiencia los resultados de un paper que demuestran la diferencia de fuerza física entre un hombre y una mujer:

La fuerza media de los hombres al propinar un puñetazo es un 162% mayor que la de las mujeres, según un nuevo estudio. Incluso el hombre más débil continúa siendo más fuerte que la mujer más fuerte si lo que evaluamos en la potencia de su puñetazo.

La diferencia de la fuerza se puede explica por el dimorfismo sexual: las variaciones de la fisionomía externa (forma, color o tamaño) entre los machos y las hembras de una misma especie.

El paper fue publicado en el Journal of Experimental Biology, y añade que:

La parte superior del cuerpo de los hombres tiene, de media, un 75% más masa muscular y 90% más de fuerza que las mujeres. Con todo, la evaluación de la potencia de un puñetazo es donde el hombre parece mucho más fuerte, no en el resto de áreas, pues los autores del estudio no han hallado la misma magnitud de diferencia a la hora de lanzar algo por encima de la cabeza. Esto refuerza la idea de que esta mayor fuerza en la parte superior del cuerpo se ha especializado en pelear más que en lanzar objetos.

Los estudios de la fisionomía biológica no buscan justificar la violencia de los hombres, como muchos diría, sino que más bien sostienen y refuerzan los argumentos judiciales de las leyes de violencia contra género.

Artículo relacionado:
¿Existe realmente una relación entre los síntomas de trastornos de la salud mental y el uso de armas para amenazar a otros?

Lee el artículo completo en XakataCiencia.

Artículos recomendados:

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.