La amnesia puede definirse como la pérdida de la memoria. El DSM V menciona a la Amnesia Disociativa, o el no ser capaz de acordarse de información autobiográfica importante, usualmente traumática o estresante. Esta incapacidad para recordar no es compatible con el olvido ordinario y tampoco se debe a los efectos de alguna sustancia o enfermedad médica. Así mismo, no se puede explicar mejor por un trastorno de identidad disociativo, un trastorno de estrés postraumático, un trastorno de estrés agudo, un trastorno de síntomas somáticos o un trastorno neurológico (Myers, 2006; APA, 2013).

Esta condición puede darse también en el síndrome de Korsakoff, una enfermedad que suele desarrollarse debido al abuso en el consumo de alcohol e involucra generalmente una amnesia retrógrada o la incapacidad de recordar información adquirida antes del daño cerebral; en algunos casos, esta pérdida de memoria puede abarcar la vida completa del sujeto. Esta amnesia es comúnmente causada por daños en el lóbulo temporal medial, el diencéfalo y el prosencéfalo basal (Alberts, Butters & Levin 1979; Fujii, Moscovitch, Nadel, Cermak, 2000). La amnesia retrógrada puede ser observada también en condiciones como la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Huntington (Beatty, Salmon, Butters, Heindel, Granholm, 1988).

SPONSOR EXCLUSIVO

También existe la Amnesia Global Transitoria, que incluye amnesia tanto retrógrada como anterógrada (incapacidad para crear nuevos recuerdos) y dura menos de 24 horas, aunque se han reportado variaciones significativas a este período de tiempo. Si bien se han hecho hipótesis y estudios, los mecanismos que llevan al desarrollo de la Amnesia Global Transitoria son inciertos, y no necesariamente indican isquemia (Hunter, 2011).

Artículo relacionado:
Esta es la razón por la que no recuerdas lo que leíste en los libros

Otra clase es la Amnesia de la fuente, que se refiere al hecho de atribuirle a una fuente equivocada los sucesos que vivimos, sobre los que escuchamos, leímos o nos imaginamos. Esta amnesia es la base de los recuerdos falsos (Myers, 2006).

Asimismo, hay individuos que reportan una supuesta incapacidad de acordarse lo experimentado durante una hipnosis. Este tipo se denomina amnesia poshipnótica (Myers, 2006).

Además existen también otros tipos de amnesia, entre ellos la Amnesia debida a traumatismo craneoencefálico, la Amnesia Epiléptica Transitoria, la Amnesia Asociada a un Accidente Isquémico Transitorio y la Amnesia Psicógena, que abarca a la pérdida de memoria dada sin que hayan factores orgánicos demostrables o lesión anatómica (Marín-García & Ruíz Vargas, 2008).

Fuentes:

Alberts, Butters & Levin (1979), Temporal Gradients in the Retrograde Amnesia of Patients With Alcoholic Korsakoff’s Disease

American Psychiatric Association (2013), Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders 5th ed. Washington DC

Beatty, Salmon, Butters, Heindel, Granholm (1988), Retrograde amnesia in patients with Alzheimer’s disease or Huntington’s disease

Fujii, Moscovitch, Nadel, Cermak (2000), Memory consolidation, retrograde amnesia, and the temporal lobe

Hunter (2011), Transient Global Amnesia

Marín-García & Ruíz Vargas (2008), Amnesia global transitoria: una revisión. I. Aspectos clínicos

Myers, D. (2006) Psicología 7ma edición, Editorial Médica Panamericana:Madrid

Imagen: Roman Kraft (Unsplash)