stevepb / Pixabay

Hay pacientes que luchan durante años con depresión y que no encuentran alivio con los terapias recomendadas—antidepresivos y terapia psicológica — ni con tratamientos más intrusivos como el la terapia electroconvulsiva.  Sabiendo esto, científicos alrededor del mundo están explorando con otros compuestos químicos más controversiales como los anestésicos o los alucinógenos.

Esta investigación es un ejemplo de ello.

Sponsor exclusivo:

Un grupo de científicos del Reino Unido reportan en la revista The Lancet, sobre una droga alucinógena derivada de hongos mágicos podría ser útil en el tratamiento de este trastorno.

Los investigadores del Imperial College London le dieron a 12 personas psilocibina, el componente activo en los hongos mágicos. Todos habían estado clínicamente deprimidos por un período significativo de tiempo (un promedio de 17.8 años). Ninguno de los individuos había respondido a la medicación estándar, como ISRS o habían pasado por terapia electroconvulsiva.

Una semana después de haber recibido una dosis oral de psilocibina, todos los pacientes experimentaron marcadas mejoras en sus síntomas. Luego de tres meses, 5 de los 12 pacientes estaban en remisión total.

El equivalente de remisión para los ISRS es de alrededor del 20%.

Los autores del estudio no están sugiriendo que la psilocibina debería ser un tratamiento utilizado como último recurso para pacientes deprimidos. Ellos simplemente opinan que es una opción más, se puede administrar a pacientes, la pueden tolerar y es segura, lo que les da una impresión inicial de los efectos del tratamiento.

Problemas con las drogas

Demostrar la seguridad de la psilocibina no es tarea sencilla. Los hongos mágicos están categorizados como Clase A de drogas ilegales en el Reino Unido-la categoría más sería, que también incluye a la heroína y la cocaína.

El comité ético que dio la aprobación para la prueba realizada en este estudio, estaba preocupado por que los pacientes voluntarios experimentaran síntomas psicóticos de comienzo tardío y requirió un seguimiento de 3 meses de estos sujetos.

Les tomó a los investigadores 32 meses entre tener los permisos y darle la dosis al primer paciente. David Nutt, neurofarmacólogo y autor principal del estudio, lo compara con estudios previos realizados por su equipo y el con drogas igualmente ilegales, en los cuales se tardaron 6 meses maquinando la investigación.

Científicos del Heffter Research Institute en Santa Fe, New Mexico, han estado investigando cómo la psilocibina podría ser utilizada para aliviar la depresión y la ansiedad en personas con cáncer terminal, pero este es el primer estudio en observar específicamente cómo la psilocibina podría utilizarse para tratar la depresión sola.

El estudio tiene varios puntos interesantes, uno de ellos es el efecto que tuvo en estos pacientes luego de solo una dosis, lo que lo hace suficientemente relevante para seguir investigando.

Fuente: Scientific American