Quizás haya captado tu atención una nueva serie de Netflix llamada Tidying Up with Marie Kondo, en la que la misma Marie Kondo acompaña a sus clientes en un riguroso método de reorganización del hogar denominado “KonMari” cuyo objetivo es deshacerse del desorden y el caos. Ella sostiene que seguir este método no sólo desemboca en un hogar más limpio y ordenado, sino también en un estilo de vida más positivo y feliz en general.

Algo que deja entrever la serie de Marie Kondo en Netflix es un poco del trabajo invisible necesario para llevar adelante un hogar, el cual es una carga mental que, de ser soportado inequitativamente en una familia, puede impactar negativamente en el bienestar general de quien la lleva y en el de los hijos. Para profundizar un poco más te sugiero que leas este artículo.

SPONSOR EXCLUSIVO

El método KonMari prescribe, además de ordenar y sacar las cosas de la vista, agrupar y organizar las pertenencias para tener lo que necesitás precisamente en el lugar que lo necesitás. Dentro de este método, primero hay que ordenar todo, la casa completa, preferentemente de una vez antes que hacerlo de a poco. Luego hay que ordenar por categoría (ej. ropa, libros) no por ubicación. Luego es necesario reunir todos los elementos de una categoría y descartar lo que no querés antes de guardarlos. Por último, y quizás lo más importante, es que sólo podés quedarte con objetos que “despiertan alegría” cuando los tenés entre las manos.

Un psicólogo evalúa el método KonMari para ordenar

Chris Stiff, psicólogo y profesor en la Universidad Keele, luego de tomarse el tiempo para implementar el método, escribió un interesante artículo en el que evalúa los posibles efectos psicológicos de su aplicación. Veamos qué encontró:

Una ventaja obvia de tener una casa ordenada es que el hecho de que sea sencillo encontrar lo que buscás te causará menos estrés. Según la evidencia, una casa limpia y ordenada mejora nuestra habilidad de pensar. Un estudio de 80 personas de la Universidad de Navarra encontró que los participantes cometían más errores cuando tenían que realizar una tarea de entrada de datos en un entorno desordenado, en comparación con uno más ordenado.

Por otro lado, completar exitosamente una tarea -como ordenar tu casa- también tiene grandes efectos en tu eficacia personal. Este es nuestro sentimiento de que somos competentes, personas autónomas que pueden aprender, crecer y ser exitosas. La eficacia personal le da un gran impulso a nuestro bienestar general. Psicólogos han mostrado que puede tener influencia en un amplio rango de áreas, por ejemplo, aumentar la eficacia personal en estudiantes ha resultado en una mejora en logros académicos. También ha sido utilizado para reducir síntomas de TEPT en víctimas de trauma.

Una ventaja particular del método KonMari es que incluye instrucciones detalladas pero a la vez otorga cierta libertad para interpretarlas. El sentimiento de alegría que las posesiones deberían darte no está definido estrictamente, y cada uno puede elegir cómo las siente. Esto podría ayudar a intensificar el sentido de logro o realización que sentimos cuando terminamos. Teniendo esto en mente, una investigación sugiere que dar pistas indirectas para completar una tarea lleva a una experiencia más positiva que decirle a otro directamente cómo hacer algo.

“Lo necesito? Despierta alegría?” – Maddie Dai

Pero el método KonMari es riguroso y requiere compromiso, tiempo y energía para realizarlo al máximo. Sin Marie Kondo en la misma habitación puede ser difícil de completar, y fallar en las tareas usualmente es perjudicial para el bienestar psicológico. Un estudio muestra que si las personas se dan por vencidas con una tarea, usualmente tienen un peor rendimiento en trabajos subsecuentes y empiezan a culparse a sí mismos de manera no saludable.

Uno de los aspectos más peculiares del método KonMari es la idea de agradecer a tus posesiones por sus servicios, especialmente antes de descartarlas. Pero una investigación sugiere que ver objetos inanimados como si tuvieran vida puede hacer que los tratemos más sentimentalmente, lo que podría reducir nuestro deseo de deshacernos de ellos, y esto va en contra de la idea misma de poner orden.

En base a estos datos, intentar poner en práctica el método KonMari puede ser una buena idea, pero con algunas precauciones: primero, considerá el tiempo y los recursos que tenés disponibles para dedicarte a la tarea, y asegurate de establecer una meta factible de ser alcanzada, así aumentarás las probabilidades de realizarlo con éxito y de obtener sus beneficios psicológicos. Probablemente existan otras adaptaciones que puedas o necesites realizarle a este método para que te resulte funcional. Animate a compartir las estrategias que hayas utilizado!

Fuente: PsyPost

 

1 COMENTARIO

  1. En lo personal, creo que he usado adaptaciones del metodo KonMarie en el orden de mis espacios, y ha sido super beneficioso, ya que he considerado que realmente al tener solo las cosas que necesito y haber donado aquellas que no, me resulta mas fácil el orden, y realmente se produce un despeje de pensamientos.

    Creo también que es importante no ser invasivos con los otros, y entender que si uno decide realizar orden, no quiere decir que los otros, quienes no estén interesados en arreglar o reducir sus cosas deban hacerlo, simplemente debemos respetar sus decisiones.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.