Free-Photos / Pixabay

¿Qué ocurre en el cerebro de una persona con depresión?

Una publicación reciente hecha en Biological Psychology describe los hallazgos de un grupo de científicos de la Universidad de Texas que, mediante el análisis de ondas cerebrales eléctricas, ha confirmado lo que muchas personas diagnosticadas con depresión viven día a día, y es que la presencia de este trastorno nos hace más propensos a sentirnos atraídos por información negativa en comparación con una persona no deprimida.

Una noción de esto ya se tenía en el pasado gracias a investigaciones que habían demostrado el vínculo entre la toma de decisiones y el estado de ánimo. Para Justin Dainer-Mejor, de la Universidad de Texas, este nuevo estudio respalda el movimiento de la psicología impulsada por los datos en la búsqueda de los mecanismos involucrados en la depresión mayor.

Los investigadores utilizaron la electroencefalografía (EEG) para comparar la actividad cerebral de 22 adultos con trastorno depresivo mayor en relación con un grupo control de 24 pacientes sanos adultos. Los participantes visualizaron palabras positivas y negativas en la pantalla de una computadora e hicieron juicios rápidos sobre si las palabras los describían o no a ellos mismos.

Tal y como han demostrado investigaciones previas, las personas con depresión son más propensas a creer que los conceptos negativos las describen. Lo novedoso es que los científicos pudieron ver cómo este mecanismo de autoimagen negativa se refleja en la actividad cerebral.

las personas con depresión son más propensas a creer que los conceptos negativos las describen

Las grabaciones del EEG indicaron que las palabras negativas captan la atención de los participantes deprimidos mucho más que las palabras positivas durante las últimas etapas del procesamiento de la información.

Dainer opina que la atención sostenida para los estímulos negativos puede ser un blanco importante en las intervenciones para la depresión, ya que se trata de optimizar la filtración y elección de estímulos que realizan las personas cuando están deprimidas, y que conduce a una percepción del mundo mucho más hostil de lo que realmente es, así como a una visión desmejorada del Yo.

«Dicho de otra manera, encontramos que los adultos que estaban deprimidos fueron atraídos por la información negativa de una manera que no observamos en los sujetos no deprimidos. Esto fue evidente no sólo en la forma en que respondieron a la tarea, sino también en su EEG», explica Dainer.

«Creo que la prueba real de estos resultados vendrá cuando tengamos un estudio de tratamiento que muestre las diferencias en el EEG antes de la intervención y después de ella, con la mejoría luego del tratamiento», añade.

En el estudio, titulado «El compromiso sostenido de la atención se asocia con un aumento del procesamiento auto-referente negativo en el trastorno depresivo mayor», participaron como co-autores Logan T. Trujillo, David M. Schnyer y Christopher G. Beevers, investigadores de la Universidad de Texas en Austin y la Universidad Estatal de Texas.

Fuente: PsypostBiological Psychology

Rita Arosemena P.
Graduada en Comunicación y especialista en Educación Superior. Amante de la literatura, el arte y las ciencias (y del café. El café no se lo toquen). Le interesan especialmente la neuropsicología, la psicología evolutiva y la psicopatología. Le apasiona la música francesa y no tiene nada contra Freud.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.