La fila superior muestra los fetos de madres fumadoras y la fila inferior es de las no-fumadoras.

Estas imágenes son increíbles.  La investigación realizada por la Universidad de Durham, encontró a través de las imágenes de ultrasonido 4D que los fetos de las madres fumadoras se tocaban más la cara y tenían más movimiento bucal que los fetos de las madres no fumadoras.

Normalmente se espera una disminución de estos movimientos durante el embarazo. Pero en los fetos de las madres fumadoras, los movimientos se incrementaron. Estos hallazgos sugieren que los fetos que son expuestos a la nicotina, pueden sufrir de un retraso en el desarrollo del sistema nervioso central.

Artículo relacionado:
El lado bueno de la envidia

La investigación está publicada en la revista Acta Pediátrica y observó a 20 fetos de los cuales 4 eran de madres que fumaban en promedio 14 cigarrillos por día. El tamaño de la muestra es reducido, pero hay que recordar que este tipo de estudio es bastante complicado y por lo general no hay muchas madres dispuestas a participar. Todavía faltan más datos que confirmen estos resultados. Aún así, espero que estas imágenes sirvan para ayudar a las madres a tomar decisiones basadas en la salud de sus bebés.

Artículo relacionado:
Cinco cosas que hacen a mamá tan científicamente interesante

Fuente: University of Durham