Sebastian Torok en La Nación expone brevemente el aporte que ofrecen en el tenis de alta competición:

“Un partido de tenis es una pulseada anímica. Y eso no es algo simpático. Cuando el otro se equivoca, el tenista grita con mucho fervor un «¡Vamos!» y debe mostrar cierto placer por la equivocación ajena. Nadal eso lo hace muy bien. Por eso el tenis, emocionalmente, no es para cualquiera”, comentó, hace un tiempo, Grande. Y añadió otro concepto relacionado al arte de las raquetas: “Cada vez que hay una derrota, el trabajo mental está en que uno no se autoconvenza de que no es bueno para eso”.

Lee el artículo completo en La Nación.

Sponsor exclusivo:
Certifícate en Primeros Auxilios Psicológicos

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.