La presión arterial alta a cualquier edad, sin importar cuánto tiempo la tenga, puede acelerar el deterioro cognitivo

En un estudio dirigido por Sandhi M. Barreto, MD, M.Sc., Ph.D., profesor de medicina y su equipo en la Universidad de Federal de Minas Gerais en Belo Horizonte, Brasil, se encontró que la presión sistólica entre 121 sí 139 sí mmHg y la presión diastólica entre 81 y 89 mmHg en sujetos que no recibían tratamiento estaba asociado con un decline del desempeño cognitivo en estos individuos.

La presión arterial sistólica de 120 mmHg a 129 mmHg (el número superior en una lectura) o superior se considera elevada. La presión sistólica por arriba de 130 mmHg o la presión diastólica (el número inferior) de 80 mmHg o más se considera hipertensión.

El equipo analizó los datos de un estudio previo que incluía información sobre la presión arterial y la salud cognitiva de más de 7000 de personas de edad mediana o edades mayores en Brasil. Los sujetos tenían una edad promedio de 59 años cuando se inició el estudio y se les dio un seguimiento de próximamente 4 años, analizando la memoria, fluidez verbal y la función ejecutiva que incluye atención, concentración y factores asociados al pensamiento y al razonamiento

El estudio reflejó además que la velocidad de disminución de la cognición ocurre sin importar la duración de la hipertensión, lo que significa que incluso cuando se sufra de presión alta por un período corto, se puede afectar la velocidad de disminución cognitiva de una persona.

En comparación con los adultos que tenían hipertensión controlada, los adultos con presión alta no controlada tendían a experimentar disminuciones notablemente más aceleradas en la memoria y la función cognitiva global. Estos hallazgos indican la importancia de diagnosticar y controlar la hipertensión. “También descubrimos que el tratamiento eficaz de la presión arterial alta a cualquier edad en la edad adulta podría reducir o prevenir esta aceleración. En conjunto, los hallazgos sugieren que la hipertensión debe prevenirse, diagnosticarse y tratarse eficazmente en adultos de cualquier edad para preservar la función cognitiva”, agregó el Dr. Barreto.

Además de otros beneficios comprobados del control de la presión arterial, nuestros resultados destacan la importancia de diagnosticar y controlar la hipertensión en pacientes de cualquier edad para prevenir o desacelerar el decline del desempeño cognitivo”, dijo Barreto. “Nuestros resultados también refuerzan la necesidad de mantener niveles más bajos de presión arterial durante toda la vida, ya que incluso los niveles de prehipertensión se asociaron con el deterioro cognitivo”.

Algunas de las limitaciones del estudio, según el autor, fueron que el período de seguimiento fue relativamente corto y que los participantes auto informaron el diagnóstico de hipertensión al inicio del estudio.

“Aunque los participantes de nuestro estudio son adultos de Brasil, creemos que nuestros hallazgos son aplicables a otras regiones. Estudios anteriores han demostrado que comportamientos poco saludables y factores de riesgo similares, incluida la hipertensión, son comunes en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares en diferentes poblaciones de todo el país. el mundo “, agregó Barreto.

Esta investigación fue publicada en Hypertension, una revista de la American Heart Association.

Referencia bibliográfica: sara Teles De Menezes, Luana Giatti, Luisa Campos Caldeira Brant, Rosane Harter Griep, Maria Inês Schmidt, Bruce Bartholow Duncan, Claudia Kimie Suemoto, Antonio Luiz Pinho Ribeiro, Sandhi Maria Barreto. Hypertension, Prehypertension, and Hypertension Control Association With Decline in Cognitive Performance in the ELSA-Brasil Cohort. Hypertension, 2020 DOI: 10.1161/HYPERTENSIONAHA.120.16080

Fuente: ScienceDaily