geralt / Pixabay

Aclaremos que no es que presenten síntomas diferentes, estos son los mismos para los dos sexos. Más bien las quejas que vemos son distintas y es muy importante tener esto en cuenta como señales de advertencia, pero también para un mejor diagnóstico y tratamiento.

Comencemos con los hombres:

Una de las cuestiones principales en esta población es que expresar un estado de ánimo deprimido puede ser visto como debilidad. Niegan la depresión porque suelen creer que necesitan ser fuertes y controlar sus emociones. Y en la cultura americana, la expresión de emociones es considerada un rasgo femenino. Además, la expectativa cultural es que los hombres sean exitosos o tengan control sobre sus emociones. El problema más grave con esto es que se puede pasar por alto una depresión por los intentos de los hombres de esconderla, que a su vez puede llevar a un triste final, como es el suicidio.

En cambio, ellos sí hablan de los sentimientos físicos que acompañan a la depresión (fatiga, dolor o dificultad para concentrarse). Los hombres pueden experimentar depresión en formas distintas a las mujeres. Pueden volverse irritables, agresivos, tomar más de lo usual o trabajar demasiado.

Tener un sistema de apoyo fuerte acelera tu recuperación

Tres signos comunes de depresión en el hombre:

Dolor: dolores de espalda o cabeza o problemas de sueño que no responden a tratamiento normal.

Enojo: Puede llevar a irritabilidad, pérdida de humor, mal genio o agresión. También es posible que se den situaciones de abuso hacia la esposa o que se vuelva controlador.

Comportamiento imprudente: Comprometerse en actividades riesgosas como manejar muy rápido, tener sexo sin protección, abuso de drogas o apuestas.

En relación a las causas, realmente no existe una sola. Cambios en el estilo de vida, estrés, causas biológicas y psicológicas, falta de apoyo social, cualquier cosa que los haga sentir inútiles, solos o desesperanzados.

Tratamiento de la depresión en los hombres:

No trates de hacerte el fuerte. Existen formas de ayudarte, como el tratamiento y la medicación. También podés hacer cambios en tu estilo de vida como ejercitarte, comer bien, construir una red de apoyo, unirte a un grupo de apoyo y reducir el estrés en tu vida.

Hay tratamientos para la depresión. Lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra y no hay un solo tratamiento que sea apropiado para todos los casos. El mejor enfoque incluye:

Apoyo: hablar con alguien sobre cómo te sentís puede ayudar muchísimo. La persona con la que hables necesita ser buena escuchando. Tener un sistema de apoyo fuerte acelera tu recuperación. Busca a otros, estar solo puede empeorar la depresión.

Cambios en el estilo de vida: ejercicio, dieta sana, manejo de estrés, técnicas de relajación y desafiar a los pensamientos negativos pueden ayudar a aliviar la depresión.

Balancear las emociones: aprender cómo reconocer el estrés y expresar tus sentimientos y emociones puede hacerte más resiliente.

Ayuda profesional: existen terapias efectivas para tratar la depresión, como la Activación conductual, TCC, Mindfulness, entre muchas otras. La terapia puede darte herramientas para tratar la depresión y habilidades para prevenir que la depresión vuelta.

En la mujer, por otro lado…

Las causas de depresión femenina y los síntomas son diferentes a los de los hombres. Hay un número de teorías que explican porqué las mujeres tienen mayor incidencia de depresión, tales como cambios biológicos u hormonales y causas psicológicas:

Problemas premenstruales: Las hormonas fluctúan durante el ciclo menstrual causando a menudo los síntomas premenstruales. Para algunas mujeres los síntomas son moderados, pero para otras es suficientemente severo como para causar malestar en sus vidas.

Embarazo: Los cambios hormonales que ocurren durante este período pueden contribuir a la depresión, especialmente si ya se está en riesgo.

Depresión postparto: Es una reacción normal que se va luego de unas pocas semanas, pero para algunas mujeres puede ser severo y durar más tiempo. También se cree que esto es influenciado por los cambios hormonales.

Problemas de salud: enfermedades crónicas y/o discapacidades pueden llevar a la depresión.

Sentimientos negativos: Las mujeres tienden a rumiar cuando están deprimidas, lo que obviamente hace que la depresión empeore. Los hombres suelen tratar de distraerse, lo que ayuda a reducir la depresión.

Ejercicio, dieta sana, manejo de estrés, técnicas de relajación y desafiar a los pensamientos negativos pueden ayudar a aliviar la depresión.

Estrés abrumador: Muchas veces las mujeres desarrollan depresión por estrés y producen más de la hormona del estrés que los hombres.

Tratamiento de la depresión en mujeres:

Están disponibles los mismos tratamientos que para los hombres. Puedes ver una lista de terapias para la depresión con apoyo científico que ofrece la APA, aquí.

Abajo se presenta una tabla de Jed Diamond. La misma muestra las diferencias en la depresión entre hombres y mujeres.

Diferencias entre la depresión masculina y femenina
Las mujeres tienden a:Los hombres tienden a:
Culparse a sí mismasCulpar a otros
Sentirse tristes, apáticas e inútilesSentirse enojados, irritados y con el ego inflado
Sentirse ansiosas y asustadasSentir sospechas y estar a la defensiva
Evitar conflictos Crear conflictos
Sentirse lentas y nerviosasSe siente intranquilo y agitado
Tiene problemas para poner límitesNecesita sentirse en control a cualquier costo
Encuentra fácil el hablar de dudas sobre sí misma y desesperaciónEncuentra que admitir dudas sobre uno mismo o desesperación es de débiles
Utiliza la comida, las amistades y el “amor” para automedicarseUtiliza el alcohol, la TV, los deportes y el sexo para automedicarse
Male Menopause by Jed Diamond

 


Como se ha resaltado hoy, hablar con alguien, tener una red de apoyo social y buscar ayuda son pasos importantes para recuperarse. La depresión es muy común, pero también tratable. Da un pequeño paso hoy y avanzá todos los días un poco.. Toma tiempo sentirse bien, pero vas a llegar allí si tomás decisiones buenas y positivas para vos mismo/a. Por último, recuerda no negar tus sentimientos o síntomas, es importante que te escuchen para que llegues al tratamiento apropiado para vos.

Fuente: Psychcentral