Artículo de National Geographictraducido por Fabián Maero

La epigenética, la disciplina que estudia los modos en que el ambiente interviene en la expresión de los genes, viene ganando impulso en diversas áreas de estudio, desde la medicina hasta la psicología del comportamiento. National Geographic publicó un artículo con un estudio fascinante sobre la posibilidad de la transmisión genética de los miedos.

La investigación aún requiere ser repetida, por lo que cualquier conclusión basada en ella sería apresurada, pero de todos modos nos aporta una idea provocativa: qué pasaría si los miedos pudieran ser transmitidos por herencia -y no por herencia cultural o social, sino genética.

En el ámbito de la psicología, varias corrientes se están ocupando activamente en acercar la ciencia evolutiva a la psicología (y quizá valga la pena recordar los esfuerzos de la Asociación para Ciencia Contextual Conductual en esta área), en un impulso que seguramente veremos crecer en los próximos años.

A continuación, el artículo:

Los ratones heredan el miedo de sus padres

No hay duda de que el trauma se transmite de una generación a la siguiente.

En un ejemplo muy difundido, investigadores de Nueva York estudiaron varias docenas de mujeres que estaban embarazadas el 11 de septiembre de 2001 y que habían estado cercanas a los ataques terroristas. Algunas de estas mujeres desarrollaron trastorno de estrés postraumático (TEPT), y este grupo exhibió niveles más bajos de la hormona del estrés (cortisol) en su saliva que aquellas mujeres que no desarrollaron TEPT. Pero aquí está el asunto: A los 9 meses de edad, los bebés de las mujeres con TEPT tuvieron niveles de cortisol significativamente más bajos que los bebés de madres sanas.

En un trabajo anterior, los mismos investigadores habían reportado niveles bajos de cortisol en los hijos adultos de los sobrevivientes del Holocausto con TEPT. Y en otro estudio, el grupo de Kerry Ressler en la Universidad de Emory demostró que la llamada ” respuesta de sobresalto ” a un estímulo repentino – un indicador de ansiedad – es más pronunciada en los niños cuyas madres fueron maltratadas físicamente de niñas que en aquellos cuyas madres no fueron abusadas. Y podría seguir dando ejemplos.

Pero, ¿cómo, exactamente, el estrés de los padres puede dejar una impresión tan profunda en su progenie ?

¿Cómo, exactamente, el estrés de los padres puede dejar una impresión tan profunda en su progenie ?

Parte de ello es la crianza. La tristeza y el estrés de los padres afecta naturalmente la forma en que interactúan con otras personas, incluyendo sus hijos. El estudio del Holocausto, de hecho, encontró que los sobrevivientes con TEPT tendían a abusar emocionalmente o a descuidar a sus hijos. Y sabemos por algunos notables experimentos en ratas que el cuidado de los padres afecta a los genes de la descendencia: las crías  de ratas que recibieron una gran cantidad de cuidados y aseo personal por parte de sus madres muestran cambios distintivos en su epigenoma , los marcadores químicos que se unen al ADN y puede activar o desactivar genes . Las crías desatendidas, por el contrario, no muestran estos cambios epigenéticos .

Ahora un nuevo fascinante estudio revela que no es sólo la crianza. Las experiencias traumáticas en realidad sí pueden actuar en la línea germinal . Cuando un ratón macho adquiere miedo a un olor específico, este miedo se transmite de alguna manera en su esperma, según sugiere el estudio. Sus crías también tendrán miedo del olor y, a su vez, pasarán el miedo a sus crías.

Sus crías también tendrán miedo del olor y, a su vez, pasarán el miedo a sus crías

“Los padres transfieren información a su descendencia, y lo hacen incluso antes de que los hijos sean concebidos”, dijo Brian Dias, un becario postdoctoral en el laboratorio de Ressler, en una estimulante charla sobre estos datos aun no publicados, el martes en la Sociedad de Neurociencia en San Diego .

¿Y por qué, evolutivamente, pasaría un padre esa información específica? “Porque de este modo, cuando los hijos o generaciones sucesivas, se encuentren con ese medio ambiente en el futuro, sabrán cómo comportarse en consecuencia”, dijo Dias.

miedo-genetica

Los investigadores hicieron que los ratones tuvieran miedo de ciertos olores asociándolos con un shock eléctrico leve en el pie. En un estudio publicado hace unos años, Ressler demostró que este tipo de aprendizaje del miedo es específico : los ratones entrenados para temer un olor particular, muestran un aumento de sobresalto para ese el olor, pero no ante otros. Más aún, este aprendizaje cambia la organización de las neuronas en la nariz del animal, dando lugar a más células sensibles a ese olor en particular.

Dias entrenó a los ratones a temer la acetofenona – que, de acuerdo con este químico, huele “como una flor de naranja con un poco de cereza artificial” – durante tres días, luego esperó 10 días y permitió que los animales se aparearan. La descendencia (conocida como la generación F1 ) mostró un mayor respuesta de sobresalto ante la acetofenona (sin descarga asociada) a pesar de que nunca se habían encontrado con el olor antes. Y su reacción es específica : no se sobresaltaron con un olor diferente, el propanol (que huele a alcohol). Es más, los investigadores encontraron lo mismo en los hijos de la generación F1 (llamada F2) .

Los científicos también observaron los cerebros de los animales F1 y F2. Cuando la generación de los abuelos es entrenada para temer la acetofenona, las generaciones F1 y F2 tienen más “neuronas M71 ” en sus narices , dijo Dias. Estas células contienen un receptor que detecta acetofenona. Sus cerebros también tienen mayor ” glomérulos M71″, una región del bulbo olfatorio que responde a este olor.” De tal palo tal astilla, estamos encontrando alguna información ancestral”, dijo Dias. ” Pero, ¿cómo es que esto sucede? ”

“Hay algo en el esperma”

Su equipo realizó un experimento de fertilización in vitro (FIV), en el que los animales fueron entrenados para temer la acetofenona y 10 días más tarde recogieron su esperma . Enviaron el esperma a otro laboratorio cruzando el campus, donde fue utilizado para inseminar artificialmente hembras de ratón. A continuación, los investigadores analizaron los cerebros de las crías”. Lo que es sorprendente es que los resultados neuroanatómicos persisten después de la FIV”, dijo Dias. “Hay algo en el esperma”.

He estado en un montón de charlas científicas. El entusiasmo en torno a éste fue notable, con muchos científicos susurrando sobre él en la habitación y murmurando más fuertemente en los pasillos exteriores.

Pero sé lo que estás pensando. Fue la primera pregunta que Dias recibió por parte del público después de la charla: “¿Tiene usted alguna idea de cómo se transmite esta información almacenada en el cerebro a las gónadas”, le preguntaron.

La respuesta corta es que los investigadores no tienen ni idea , a pesar de que han pensado en varias explicaciones posibles . Al parecer, un estudio en gatos y palomas mostró que después de percibir un olor, las moléculas receptoras odoríferas pueden entrar en el torrente sanguíneo, y otros estudios han informado de receptores de olor en el esperma. Así que tal vez las moléculas del olor entran en el torrente sanguíneo y se dirigen al esperma. Otra posibilidad es que los microRNAs – moléculas de ARN pequeños que participan en la expresión génica – entren en el torrente sanguíneo y entreguen la información de olor a los espermatozoides.

Por ahora, sin embargo, Dias dijo: ” esas son dos hipótesis de ciencia ficción. “

Avatar
Psicólogo y profesor, atiende pacientes y cuando le queda tiempo libre escribe información biográfica en tercera persona en Psyciencia. Demasiado online para su propio bien, está siempre dispuesto a sostener discusiones sobre psicología o Star Wars, dependiendo de la hora.Miembro de la Association for Contextual Behavioral Science (http://contextualscience.org/user/fabian_maero( y del grupo ACT Argentina (www.grupoact.com.ar), intenta difundir terapias que funcionen y sean adecuadas en el contexto sudamericano; pese a esto, dicta regularmente talleres y cursos para psicólogos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.