Las estrategias de regulación de las emociones tienen gran importancia entre las parejas con trastorno femenino de interés/excitación sexual. Específicamente, la estrategia de reevaluación emocional está vinculada a un mejor bienestar relacional y sexual (Dubé, Corsini-Munt, Muise, & Rosen, 2019).

Justin P. Dubé, de la Universidad Dalhousie y autor del estudio, advierte sobre la carencia de tratamientos eficaces para abordar esta problemática. “Los medicamentos, por ejemplo, no son mucho mejores que el placebo y actualmente no hay intervenciones psicológicas para las parejas que enfrentan el bajo deseo sexual de las mujeres. Por lo tanto, queríamos identificar si un factor psicosocial, la regulación de las emociones, podría estar relacionado con la adaptación de la pareja al bajo deseo/excitación sexual. El apoyo a nuestras predicciones sugeriría que la regulación de las emociones de las parejas se incluya como objetivos para el tratamiento del trastorno femenino de interés/excitación sexual (TFI/ES).”

Sponsor exclusivo:
Certifícate en Primeros Auxilios Psicológicos

“Mi interés en la regulación de las emociones también surgió de la experiencia personal. Sufrí una conmoción cerebral severa antes de comenzar la escuela de posgrado. Esta lesión interfirió con mi capacidad para manejar mis emociones de manera efectiva, y noté que estaba afectando mis relaciones,” dijo Dubé.

“Tenía el presentimiento de que mi experiencia podría generalizarse. Afortunadamente, mis intereses se superpusieron con los de mi supervisora, la Dra. Natalie Rosen, y ella me brindó el apoyo que necesitaba para probar mis predicciones.”

Los investigadores encuestaron a 87 mujeres diagnosticadas con TFI/ES, así como a sus parejas masculinas, con respecto a la regulación emocional, la satisfacción de la relación, ansiedad, depresión y otros factores. Todas las parejas habían estado en una relación durante al menos 6 meses.

La regulación emocional se evaluó con un cuestionario que preguntaba a los participantes cuánto estaban de acuerdo o en desacuerdo con declaraciones como “cuando estoy molesta, creo que acostarme en él es todo lo que puedo hacer” y “cuando estoy molesto, pierdo el control sobre mi comportamiento.”

Dubé y sus colegas encontraron que la mayor dificultad para regular las emociones negativas estaba relacionada con el aumento de los síntomas de depresión y ansiedad tanto para las mujeres con TFI/ES como para sus parejas.

Para los hombres, la mayor dificultad para regular las emociones negativas estaba relacionada con una mayor angustia sexual. Sorprendentemente, la regulación de las emociones de las mujeres no se asoció con el deseo o la angustia sexual propia o de su pareja, pero este hallazgo podría deberse a limitaciones metodológicas.

“For example, a woman with FSIAD may reframe a sexual experience to focus on intimacy with her partner, even if her sexual desire or arousal is low,” the researchers explained.

Artículo relacionado:
Ira: el desafio psicoterapéutico del siglo

El uso de la supresión para regular las emociones se relacionó con una menor satisfacción en la relación. El uso de la reevaluación emocional por parte de hombres y mujeres, por otro lado, se relacionó con menor depresión, menor ansiedad y menor conflicto percibido. El mayor uso de la reevaluación emocional por parte de los hombres también se relacionó con un superior deseo sexual propio centrado en la pareja.

“La conclusión principal es que la regulación de las emociones está vinculada al ajuste de ambos miembros de las parejas que enfrentan un interés/excitación sexual clínicamente bajo. Por lo tanto, las parejas que están en mejores condiciones para manejar sus emociones pueden experimentar un mayor bienestar psicológico, relacional y sexual. Esto se puede lograr confiando menos en la supresión emocional (es decir, ocultando las emociones) y más en la reevaluación emocional (es decir, replanteando una situación) en contextos sexuales,” dijo Dubé.

“Por ejemplo, una mujer con TFI/ES puede replantear una experiencia sexual para enfocarse en la intimidad con su pareja, incluso si su deseo o excitación sexual es baja,” explicaron los investigadores.

Limitaciones del estudio

Estos análisis se completaron utilizando datos de personas en relaciones de género mixto. Por lo tanto, “no podemos estar seguros de si se extienden a parejas del mismo género,” explicó Dubé.

“También utilizamos un diseño de sección transversal. Esto significa que recopilamos todos nuestros datos en un momento dado. No podemos, por lo tanto, hacer interpretaciones causales de nuestros resultados. Por ejemplo, es posible que las personas que reportan un mejor bienestar en su relación simplemente encuentren más fácil regular sus emociones (en lugar de que la regulación de las emociones prediga su mejor bienestar).”

Referencia bibliográfica:

Dubé, J. P., Corsini-Munt, S., Muise, A., & Rosen, N. O. (2019). Emotion Regulation in Couples Affected by Female Sexual Interest/Arousal Disorder. Archives of Sexual Behavior, 48(8), 2491-2506. https://doi.org/10.1007/s10508-019-01465-4

Fuente: PsyPost

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.