Todos experimientamos aburrimiento, es parte de la vida. Sin embargo, sentir mayor aburrimiento puede relacionarse con síntomas depresivos y comportamientos de riesgos, así como abuso de sustancias.

Investigadores de la Universidad Estatal de Washington han encontrado que las quejas de aburrimiento aumentan año tras año para los adolescentes en los grados 8, 10 y 12, con mayores aumentos para las niñas que para los niños (Weybright, Schulenberg, & Caldwell, 2019).

Sponsor exclusivo:

El proyecto de Weybright rastreó una década de respuestas de adolescentes a una pregunta sobre el aburrimiento en la encuesta nacional de Monitoreo del Futuro en la escuela.

Se pidió a los adolescentes que calificaran su respuesta a la pregunta “a menudo estoy aburrido” en una escala de cinco puntos. Weybright y sus colegas analizaron los resultados a lo largo del tiempo y en todos los grados, entre 2008, cuando se hizo la pregunta por primera vez, y 2017.

Al comparar entre grados, el aburrimiento parece alcanzar su punto máximo en el décimo grado para los niños y en el octavo grado para las niñas.

Sin embargo, mirando a través del tiempo y combinando los grados, los niveles de aburrimiento de los niños aumentaron un 1,6% cada año en promedio, mientras que los niveles de aburrimiento de las niñas aumentaron un 1,7% en promedio. En el décimo grado, el nivel de aburrimiento de las niñas aumentó aproximadamente un 2% cada año. En cada grado, los niveles de aburrimiento de las niñas mostraron aumentos más pronunciados que los de los niños.

“Históricamente, vimos una disminución de 2008 a 2010 en todos los grados, pero no fue significativa,” dijo Weybright. “Después, vemos un aumento significativo de 2010 a 2017. Alrededor de 2010, hay una divergencia para niños y niñas. Vemos que el aburrimiento aumenta para niños y niñas, pero aumenta un poco más y más temprano para las niñas.”

Si bien el estudio de Weybright no explora las causas del aumento del aburrimiento, ella señala que puede estar asociado con la búsqueda de sensaciones y la depresión, que están incrementando entre los adolescentes estadounidenses.

Al mismo tiempo, el uso de los medios digitales también ha aumentado, duplicando para los alumnos de 12° grado de 2006 a 2012. Dentro de este mismo marco de tiempo, otros investigadores han visto disminuciones en los adolescentes que salen con amigos y pasan más tiempo solos.

Artículo relacionado:
KiVa: un novedoso programa antibullying

“Quizás el aburrimiento es simplemente un indicador más de la insatisfacción de los adolescentes con la forma en que pasan su tiempo,” declaró Weybright.

“La adolescencia es una época de cambio y crecimiento,” dijo. “Los adolescentes quieren más independencia, pero pueden no tener tanta autonomía como les gustaría en su vida escolar y hogareña. Eso crea situaciones en las que son propensos al aburrimiento y puede ser difícil lidiar con [esto].”

Considerado junto con las tendencias en salud mental, la depresión y la interacción social, la investigación sobre el aburrimiento proporciona una imagen más clara sobre el mundo cambiante de la adolescencia, y advierte sobre la necesidad de planificar intervenciones que aborden la problemática.

Una de las limitaciones del estudio es que incluye a diferentes personas cada año, es decir que no se pudo seguir a una persona a lo largo del tiempo para encontrar un vínculo causal.

La investigación futura debería expandirse antes en la escuela secundaria, sugirió la autora, y también echar un vistazo más de cerca día a día a cómo los jóvenes experimentan aburrimiento y cómo se alinea con el sueño, la interacción social y otros factores en sus vidas, en particular aquellos que pueden representar señales de alerta para el desarrollo de trastornos de salud mental.

Referencia bibliográfica:

Weybright, E. H., Schulenberg, J., & Caldwell, L. L. (2019). More Bored Today Than Yesterday? National Trends in Adolescent Boredom From 2008 to 2017. The Journal of Adolescent Health: Official Publication of the Society for Adolescent Medicine. https://doi.org/10.1016/j.jadohealth.2019.09.021

Fuente: Psychcentral

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.