geralt / Pixabay

Benedict Carey para The New York times:

Esta iniciativa ofrece, sin costo alguno, terapia virtualmente ilimitada en clínicas de toda la nación; ya sea en pueblos agrícolas remotos, suburbios industriales, comunidades aisladas con población de mayoría inmigrante o enclaves de lujo. El objetivo es crear un sistema de atención primaria de salud enfocado en la salud mental, no solo en Inglaterra, sino en todo el Reino Unido.

La experiencia británica también está siendo seguida de cerca por investigadores y quienes diseñan políticas públicas, en un momento en el que muchos países debaten reformas de gran escala a sus sistemas de salud mental, para determinar su nivel de popularidad y también cuáles son sus limitaciones. Algunos expertos afirman que el programa inglés es la primera prueba de amplio alcance en el mundo real diseñada para tratamientos que, en su mayoría, solo se han estudiado en laboratorios bajo condiciones cuidadosamente controladas.

La demanda durante los primeros años ha sido tan grande que incluso ha puesto los recursos del programa bajo presión. De acuerdo con las cifras más recientes, en la actualidad el programa evalúa a cerca de un millón de personas por año; recientemente, el número de adultos que han recibido algún tipo de tratamiento para la salud mental en Inglaterra aumentó de una de cada cuatro a una de cada tres personas, y se espera que continúe creciendo.

El proyecto inició por iniciativa de David Clark, profesor de psicología de la Universidad de Oxford, y el economista miembro de la cámara de Lores, Richard Laya, cuando llegaron a la conclusión que la psicoterapia gratuita era la mejor opción económica y social para la creciente necesidad que afrontaba la sociedad de tratamientos psicológicos eficaces.

Sponsor exclusivo:

Artículo relacionado:
Claves del apego y su relación con la salud mental

El programa inició con un presupuesto de 40 millones de dólares y mil terapeutas en 35 clínicas. Desde entonces ha demostrado el enorme valor y utilidad que representa la psicología para la sociedad y la economía mundial.

Es cierto que Inglaterra no es el primer país en ofrecer psicoterapia gratuita o de bajo costo. Pero su éxito no se encuentra solo en el factor económico, sino también en los estrictos controles de evaluación semanal que les permite tomar decisiones rápidas y precisas para modificar lo que no funciona.

Una de las características más impresionantes de este proyecto es su capacidad de respuesta ante la alta demanda de los servicios psicoterapéuticos. En este programa los psicólogos no dejan a los pacientes en espera indefinida, sino que intervienen a través de la modalidad telefónica y online (para los casos de severidad leve) y les envían por correo electrónico las guías y material de lectura para que vayan iniciando con el proceso de psicoeducación desde el momento que ingresan en la lista de espera.

Sin duda, es un modelo impresionante, digno de admirar y replicar. Para lograrlo tenemos que seguir el ejemplo y evaluar con precisión la metodología con la que trabajamos. Nunca podremos ayudar a la población con la eficacia que se necesita sino podemos demostrar con números claros los beneficios de las intervenciones psicológicas.

Lee el artículo completo en The New York Times.

Si deseas conocer más sobre este interesante proyecto te recomiendo leer la entrevista completa a su cofundador, David Clark.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.