Ser fiel a uno mismo, vivir de acuerdo a valores propios e inviolables y expresar talentos y características singulares son estándares de la sociedad actual para un “buen vivir.” Sin embargo, según estudios, la autorrealización abarca cuestiones mucho menos elevadas, principalmente de estatus y éxito, predominantemente en círculos profesionales y en el cuidado de los familiares (Kenrick, Neuberg, Cialdini, & Cialdini, 2010).

En general, consideramos que la experiencia de autenticidad significa que vivimos de acuerdo con lo que realmente somos, sin engaño ni presunción, sintonizados y viviendo en el momento. La autenticidad parece requerir un profundo reconocimiento de uno mismo y falta de hipocresía, prometiendo una profunda honestidad y una conexión abierta con los demás. Ser auténtico es sentirse cómodo con la vulnerabilidad. Ser auténtico es ser consistente en el tiempo.

Sin embargo, la investigación sugiere que la experiencia de autenticidad puede ser simplemente sentirse bien, independientemente de otros factores. En términos psicológicos, ¿nos sentimos auténticos cuando nuestro comportamiento actual (“estados” cambiantes de personalidad) coincide con nuestro conjunto estable de “rasgos” de personalidad a largo plazo? Lo que creemos que es auténtico puede, de manera importante, tener poco que ver con lo que realmente es auténtico.

Para investigar si sentirse auténtico proviene de la alineación de la personalidad con el comportamiento continuo, investigadores realizaron un estudio para comparar la hipótesis que equipara actuar consistentemente con sentirse auténtico, con la hipótesis que equipara sentirse bien con sentirse auténtico (Cooper et al., 2018). Para ello, formularon tres preguntas:

  • ¿Hasta qué punto el rasgo de la consistencia del estado predice la autenticidad experimentada? Podríamos esperar que cuando nuestras características de personalidad a largo plazo coincidan con nuestra experiencia cotidiana de nosotros mismos a medida que avanzamos en nuestras vidas, experimentemos mayor autenticidad. Pero investigaciones previas no han demostrado eso claramente. Y el trabajo sobre autenticidad generalmente se ha basado en los sentimientos de autenticidad autoinformados de los participantes, sin analizar más a fondo si la sensación de autenticidad encaja con un comportamiento autoconsistente.
  • ¿En qué medida los sentimientos positivos predicen la autenticidad experimentada? Investigaciones previas, de acuerdo con Cooper y sus colegas, sugieren que cuando las personas se sienten auténticas, en realidad puede ser que se sientan positivas sobre lo que está sucediendo y que se sientan bien consigo mismas. La investigación hasta la fecha no ha explorado sistemáticamente esta pregunta.
  • ¿En qué medida las características situacionales predicen el rasgo de la consistencia del estado y la autenticidad experimentada? Finalmente, los autores del estudio señalan que puede ser que los factores ambientales determinen si uno se siente auténtico o no, además de cualquier interacción de personalidad y comportamiento. Lo que sucede en un día determinado puede influir la experiencia de autenticidad.

Como parte de un estudio más amplio, los investigadores reclutaron a más de 200 participantes de una población universitaria estadounidense para analizar las relaciones entre las características de personalidad a corto y largo plazo, la experiencia de autenticidad y los factores situacionales. Cada participante informó ocho veces al día sobre diversas medidas de interés después de completar un conjunto de medidas de referencia en el laboratorio, informando sobre sus experiencias personales y las situaciones en las que se encontraban cuando recibieron un aviso a medida que avanzaban en su vida cotidiana. Los participantes informaron sobre sus experiencias utilizando las siguientes herramientas:

  • Los rasgos de personalidad se evaluaron al comienzo del estudio utilizando el HEXACO-60, que pide a los participantes que se califiquen con cualidades duraderas (“dimensiones de rasgos globales”) que incluyen honestidad-humildad, emocionalidad, extraversión, amabilidad, conciencia y apertura. Esta escala cubre los 5 grandes de apertura, amabilidad, neuroticismo, extraversión y conciencia, junto con algunos otros aspectos de la personalidad.
  • Los factores situacionales se evaluaron utilizando el S8-I, que pregunta sobre los “Ocho DIAMANTES Situacionales”, un inventario de factores que definen actividades importantes en diversos grados, que incluyen: 1) Deber: el trabajo debe ser hecho; 2) Intelecto: se requiere un pensamiento profundo; 3) Adversidad: alguien está siendo amenazado, culpado o criticado; 4) Parejas: posibles parejas románticas están presentes; 5) Positividad: la situación es disfrutable; 6) Negatividad: la situación incluye sentimientos negativos; 7) Engaño: Alguien está siendo engañado; y 8) Sociabilidad: la interacción social es posible o requerida.
  • Los estados de personalidad durante situaciones específicas se evaluaron utilizando los mismos elementos de personalidad de HEXACO mencionados anteriormente, con cada uno de los elementos consultados en una escala polarizada, por ejemplo, para una emocionalidad que va de “nervioso, emocional” a “calmado, sin emociones”.
  • Para la autenticidad experimentada, los participantes respondieron en una escala de “Auténtico (fiel a mí mismo)” a “Inauténtico (infiel a mí mismo)” sobre cómo se sintieron en cada informe.
  • Del mismo modo, para los sentimientos positivos, los participantes respondieron a preguntas sobre la felicidad (“feliz, positivo” a “triste, negativo”) y la autoestima (“sentirse bien conmigo mismo” a “sentirme mal conmigo mismo”).

Con respecto a las preguntas principales del estudio, primero, los investigadores descubrieron que la consistencia de los rasgos del estado no tenía mucho que ver con la autenticidad experimentada. Aunque, por un lado, podríamos esperar que ese tipo de consistencia de la personalidad se conecte con la autenticidad, por otro lado, muchos de nosotros no podemos dejar de pensar si nuestras actividades y decisiones son consistentes con quiénes somos, qué queremos o por qué lo hacemos lo que hacemos. Ser consciente de dónde proviene la experiencia de autenticidad es de importancia crítica para una autoevaluación precisa.

Artículo recomendado:
Dime en qué gastas tu dinero y te diré quién eres: lo que compramos podría revelar aspectos de nuestra personalidad

En segundo lugar, descubrieron que a lo largo del día, los sentimientos positivos, la buena autoestima y la felicidad fueron los predictores dominantes de los reportes de autenticidad experimentada. A medida que aumentaron los diversos indicadores de felicidad, autoestima, emoción positiva, ausencia de emoción negativa, etc., hubo saltos considerables en la experiencia reportada de autenticidad. Esto fue cierto incluso después de controlar los factores situacionales y otras variables. Sentirse auténtico se asoció con sentirse bien.

La autenticidad es hedónica

Este aspecto de sentirse bien de ser real tiene sus raíces en las fuerzas sociales, ya que un gran componente de sentirse bien en las interacciones cotidianas para los participantes del estudio (y las personas en general) implicó llevarse bien con los demás, trabajar bien juntos y disfrutar de actividades comunitarias. Esto facilita el trabajo en equipo y la cohesión grupal, aunque llevarlo demasiado lejos conduce a la conformidad social. ¿Es más auténtico expresar tu personalidad con fidelidad, en cada situación a expensas, potencialmente, de la función social? ¿o es más auténtico perseguir objetivos de orden superior, de llevarse bien con los demás y tener más éxito, pero quizás arriesgando no ser fiel a uno mismo, e incluso yendo por otro camino?

Finalmente, ¿cómo se correlacionan las fluctuaciones de la personalidad (los estados) con la autenticidad experimentada? Una mayor variabilidad emocional, característica de la personalidad neurótica, se asoció con menor autenticidad experimentada, tanto para el individuo a lo largo del tiempo como para todo el grupo. Este hallazgo resuena con la familiar inquietud neurótica de que uno no puede ser uno mismo, que es un impostor, tal vez, o al menos está haciendo movimientos o fingiendo hasta cierto punto, incluso engañándose a sí mismo y a otros. Tener problemas para lidiar con las emociones interfiere con el establecimiento y el logro de objetivos, lo que hace que sea más difícil ser feliz y experimentar confianza en uno mismo, y como sugiere esta investigación, evita que uno se sienta auténtico al bloquear el sentirse bien.

¿Qué factores estables de la personalidad se relacionaron con una mayor experiencia auténtica?

La honestidad/humildad, la extraversión, la amabilidad, la conciencia y la apertura tuvieron correlaciones positivas significativas con la autenticidad experimentada. Estos factores se ajustan a la teoría, porque son todos factores prosociales, que lubrican los engranajes sociales, permiten una mayor industria y capacidad para un trabajo efectivo, o permiten una mayor variedad de pensamiento creativo, todo lo cual contribuye a una mayor felicidad y autoestima. Además, como señalan los autores del estudio, otros aspectos de la personalidad, como la moral, se relacionan con la autenticidad. En este estudio, la honestidad/humildad refleja la correlación positiva del comportamiento moral con la autenticidad. Sin embargo, la felicidad todavía tenía un peso estadístico mucho mayor que cualquier factor de personalidad.

Sin embargo, esto no significa que la personalidad no sea importante, ya que la vida a veces no es lineal, una pequeña diferencia en el momento adecuado puede alterar el curso de nuestras vidas, y pequeños efectos a lo largo del tiempo pueden convertirse en una bola de nieve. Pero si estas acciones no conducen a la felicidad y la autoestima, es menos probable que te hagan sentir especialmente auténtico. Ser capaz de pivotar, adaptando la personalidad según sea necesario sin comprometerse, tiene sentido.

Hubo otros hallazgos notables. Los factores situacionales fueron significativos, pero también jugaron un papel relativamente pequeño. La experiencia de autenticidad disminuyó en situaciones de adversidad, negatividad o engaño, y aumentó en situaciones caracterizadas por la positividad. Se requiere investigación futura para ver cuántos factores situacionales fueron importantes independientemente del efecto sobre la felicidad, y cómo las medidas objetivas de la personalidad se relacionan con la autenticidad, entre otras cosas.

¿Qué tiene que ver la autenticidad con el desarrollo personal?

Esta investigación destaca cuán importante y, sin embargo, cuán mal entendida es la autenticidad. Si ser auténtico no significa comportarse de manera consistente con la propia personalidad, ¿qué significa? Sacrificar los objetivos a largo plazo por la coherencia de la personalidad a corto plazo puede parecer más auténtico, y hacer algo distinto en contra de los valores propios, puede ser contraproducente.

La forma en que lo tomemos también depende de nuestras creencias y propensiones personales. Durante los períodos de relativa satisfacción, la felicidad y la autenticidad deberían ir juntas. Durante los momentos en que se necesita o se produce un cambio, lo que se siente auténtico puede provocar más ansiedad y asociarse con emociones negativas, dependiendo de cómo lo abordemos.

Debido a que la autenticidad está tan idealizada, es un tema candente. Está en el corazón de la identidad, pero también somos propensos a engañarnos a nosotros mismos y a los demás, a menudo de forma adaptativa. Cuestionar la autenticidad de otra persona es potencialmente arriesgado, ya que puede tomarse como un ataque a la integridad, lo que en nuestra cultura es particularmente ofensivo, tal vez por lo frágil que es en ocasiones esa autenticidad.

Referencias:

Cooper, A. B., Bell Cooper, A., Sherman, R. A., Rauthmann, J. F., Serfass, D. G., & Brown, N. A. (2018). Feeling good and authentic: Experienced authenticity in daily life is predicted by positive feelings and situation characteristics, not trait-state consistency. Journal of Research in Personality, Vol. 77, pp. 57-69. https://doi.org/10.1016/j.jrp.2018.09.005

Kenrick, D. T., Neuberg, S. L., Cialdini, R. B., & Cialdini, P. R. B. (2010). Social psychology: Goals in interaction. Recuperado de http://www.dawnbuckinghamgoldsmith.com/social-psychology-goals-in-interaction.pdf

Fuente: Psychology Today

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.