janeb13 / Pixabay

A veces crear un espacio dentro de la apretada agenda semanal para ir a terapia puede ser complicado, y aunque logremos disponer de tiempo, en ocasiones el encuentro personal puede ser difícil para algunas personas. Las terapias online, hace ya varios años, se presentan una alternativa viable y eficaz a estos problemas, e incluso la terapia cognitivo conductual online combinada con atención clínica ha demostrado ser beneficiosa para personas con depresión, ansiedad y angustia emocional debida a enfermedades, de acuerdo a una revisión basada en la evidencia del Canadian Medical Association Journal.

La revisión examinó estudios recientes de alta calidad como también la creciente cantidad de literatura sobre enfermedades mentales disponible para smartphones y tablets. Algunos estudios mostraron que los pacientes que usaban terapia cognitivo conductual online tenían mejores resultados que los controles placebo, e iguales o mejores resultados respecto de aquellos que usaban la terapia cognitivo conductual tradicional (en persona). Estos resultados fueron vistos en pacientes con depresión, y en aquellos con enfermedad físicas como cáncer y esclerosis múltiple.

El el Dr. David Gratzer, psiquiatra, sostiene que “asistir a terapia cognitiva conductual por medio de internet ofrece una forma rentable y empoderadora de acceder a un importante tratamiento.” Esta modalidad de TCC otorga a los pacientes la posibilidad de participar cuando y donde quieran, y a su vez provee el anonimato que puede ayudar a pacientes deprimidos o tímidos renuentes a hablar con un profesional de la salud.

Gratzer y Faiza Khalid-Khan, trabajadora social y Directora de Salud Mental, en el Scarborough Hospital (Toronto, Ontario), consideran que “esta intervención psicológica es empoderadora, clínicamente eficiente y consistente con el modo en el que, cada vez más, los pacientes interactúan con el cuidado de la salud.” Permite tratar a más pacientes eficientemente en menos tiempo y requiere menos recursos en general que la terapia cognitivo conductual tradicional. Sin embargo, esta terapia no es recomendada para personas con enfermedades mentales severas.

Las desventajas potenciales de la TCC online incluyen la falta de una relación humana real, lo que impide la monitorización directa del paciente y la posibilidad de ajustar la terapia de acuerdo a su progreso; otros obstáculos que enfrenta son la baja adherencia por parte de los pacientes y la falta de acceso a internet desde los hogares.

“Hay datos importantes que apoyan la integración de la TCC online a una atención clínica psiquiátrica. Esa data indica que ésta forma de TCC ofrece numerosos beneficios para el paciente como para el facultativo. Permite el tratamiento de pacientes con muchas condiciones psiquiátricas diferentes, a un menor costo que la TCC tradicional,” concluyen los autores, a la vez que señalan que se necesita más investigación para determinar el grupo demográfico ideal para esta terapia y que hay desafíos en cuanto a su integración en la práctica clínica.

Fuente: Sciencedaily